La miseria de una país o el país de las miserias ... (2/3) -
4170
post-template-default,single,single-post,postid-4170,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.6,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

La miseria de una país o el país de las miserias … (2/3)

La miseria de una país o el país de las miserias … (2/3)

EnQue_reclamo_nos_perdimos

Continua de la entrada anterior

Paco: 40 años recién cumplidos, de constitución fuerte, moreno y con sonrisa permanente. Estudios: «Pillo buena gente», empatía nivel I y II, especialista en ayudar inesperadamente a otros , saber estar en el momento y el lugar oportunos nivel avanzado. Estado civil: enamorado de Juana que no le hace caso pero algún día lo hará. No tiene familia, que él sepa. Desempleado desde siempre, ha trabajado desde los doce años pero nunca ha tenido un contrato ni ha cotizado a la seguridad social, en este tipo de talleres lo cuelan. Profesión: Superviviente nato ¿es que hay otras profesiones?  Talento: Especialista en cocina creativa, hace platos improvisados y deliciosos ¿sobrevivir cuenta? No lo conoce ni falta que le hace, simplemente lo sabe usar.

Aquí ya me conocen, ya saben que yo cuando vengo, vengo y cuando no vengo no estoy. A la tarde tengo que llevar el cemento a la casa esa dónde están poniendo aquel muro nuevo y acabarlo con Don Manuel, que él siempre necesita ayuda y yo sé que le gusta como lo hago yo. Tengo yo poco tiempo pa’ esto, pero bueno. Hoy hay menos gente que la última vez pero digo yo que no será pa’ lo mismo. Por lo menos estoy un rato calentito aquí y me contarán algo nuevo o lo mismo cuentan algo que en la otra vez no me haya yo enterao bien.

Raquel: 35 años, estatura media, delgada, morena y de cabello rizado. Vive con su padre que tiene alzehimer y para ella no es tan malo, así no se acuerda de que tiene una hija en paro. Estudios: bachillerato y módulo de secretariado. Introvertida y tímida, las mata todas callando. Estado Civil: amante del marido de su vecina, en sueños. Profesión: «yo-te-arreglo-todos-los-papeleos» Desempleada hace seis meses. Talento: tiene una memoria fotográfica y una capacidad de liderazgo inigualables, es capaz de moverse sin ser vista. Apenas intuye la mitad de su potencial.

Bueno pues ya estoy aquí. Por lo menos no me he perdido ¡Ay, voy a sacar la carta esa que nos han enviado que seguro que me la piden pa’ entrar! Vamos digo yo que pa’ entrar habrá que enseñar el papel que nos han enviado. Si no llego a poner el otro despertador hoy no me levanto ¡hay que ver cómo me acosté de tarde ayer! Si es que no puedo vivir así. Voy a tener que levantarme antes pa’  hacer las tareas del curso ese, que ya solo me falta un módulo y no sé muy bien pa’ que me va a servir pero pa’ algo me servirá, si Laura lo hizo y está trabajando pues a mi también me va a funcionar, eso seguro ¿y a ver si me van a pedir el curriculum y yo no lo he traído? ¡Seré tonta! Pues lo mismo tengo que volver a casa y no me va a dar tiempo…¡ay, ay…!

Ignacio: 34 años, medio calvo y con el poco pelo que le queda bajo una gorra, alto y fuerte. Vive con sus padres y su mujer embarazada de seis meses. Estudios: técnico de arquitectura en vías de reciclaje de estructura y materiales. Estado civil: casado con una hipoteca que no puede pagar y sin poder divorciarse ni disfrutar de la misma, bien jodido, vamos. Profesión: ayudante de un arquitecto en todo lo que éste no tenga ganas de hacer. Desempleado hace once meses. Talento: es capaz de enseñar conceptos muy abstractos a través de sus dibujos, llega a esa zona del cerebro de las personas   dónde se produce el verdadero aprendizaje. Lo ha usado en varias ocasiones pero desconoce su utilidad (traducción = ni se le pasa por la cabeza pensar que con ello puede ganarse la vida).

Es la primera vez en un año que me llaman y no tengo muy claro para que es esto, pero bueno, a mi mientras no me quiten el paro… que todavía tengo para otro año…¡yo así vengo a lo que haga falta! ¡Madre mía y ya ha pasado casi un año! No me lo puedo creer ¡con lo que yo trabajaba y la cantidad de obras que llevaba…! Tengo que hacer algo, al final va a tener razón mi cuñado y voy a tener que montármelo por mi cuenta… si es que es la mejor solución, ser mi propio jefe. Lo que no veo yo muy claro es qué voy a hacer o qué voy a dirigir, porque eso sí, ya que me pongo quien manda soy yo ¡que pa eso soy mi jefe! Aunque ahora que lo pienso… si es que yo lo que sé hacer son edificios pero otra cosa…¡buf…no sé yo!…Bueno a lo mejor en este taller me enseñan algo de eso…no sé…

Alicia: pelo cobrizo, media melena, vestido con tela de menos y tacones y kilos de más, gafas de sol y cara de sueño. Estudios: ingeniera técnica en informática, con título. Estado civil: casada y con dos hijos pequeños y un adulto, su marido. Profesión: funcionaria desenvuelta en las lides de hacer única y exclusivamente su trabajo. Desempleada: NO, es quien da el taller. Talento: Como masajista y conocedora de remedios naturales no tiene precio. Lo sabe pero cree que eso no da «caché», ni de comer.

Bueno ¡hala! ya está, por fin es viernes y este es el último grupo de la semana. Vengo agotada ya, pero a estos los despacho rápido, les enseño la página dónde pueden descargarse las plantillas de currículos, la carta de presentación, les digo las normas clásicas para hacerlo ¡y andando!  A ver si hay alguno que fuma y me piden hacer un descansito para tomar el café a las once y luego ya a la vuelta les hago que me firmen la hoja de presencia, hago la foto para el informe y les pongo a hacer la evaluación online ¡y a correr! Si seguro que ellos tienen más ganas de acabar que yo, buf…y luego ¡hala! a ver si salgo pronto hoy que tengo unas ganas de llegar a mi casa ¡Uy! si ya están ahí esperándome todos, bueno todos no, que creo que eran diez, pero como siempre hay alguno que falla…no sí para una cosa gratis que tienen es que ni vienen…¡hay que ver cómo es la gente!

9.15 am
– Buenos días, pueden entrar por aquí por favor.

«El niño no es una botella que hay que llenar, sino un fuego que es preciso encender.
Savater, Fernando – EL VALOR DE EDUCAR

Continua aqui

…a veces…
no entiendo nada
y ¿tú? …

Chocolate Bailable
info@chocolatebailable.es

Una bailarina geóloga, una geóloga cuenta-cuentos,una cuenta-cuentos jardinera, una jardinera apasionada por los mapas, una comunicadora nata y ahora Community Manager y Diseñadora web, buscadora profesional de la belleza.

7 Comments

  • KATREyuk (@KATREyuk)

    20.02.2013 at 10:06 Responder

    Puffff… es tan estético y bonito como desgarrador,
    es que no nos enseñan a vivir… y andamos todos perdidos,
    y solo viéndonos desde fuera nos daríamos cuenta.
    Gran continuación… 🙂 …seguiremos a la expectativa.
    Un beso enorme

  • Teresa

    20.02.2013 at 19:07 Responder

    uiss …espero que ese continuara no sea para muchos dias…. 🙂 estoy enganchada !!!

  • Angela

    20.02.2013 at 21:12 Responder

    KATREyuk: básicamente has descubierto la esencia del mensaje que quiero transmitir…es complicado y a la vez tan simple! Gracias por seguir ahí!

    Teresa: qué bueno verte por aquí 😀 el viernes habrá un desenlace aunque ¿quién sabe a dónde nos llevará? Yo sigo reflexionando mientras escribo y maduro la tercera parte 😀 Te espero por aquí!

    Saludos y gracias por la paciencia!

  • La miseria de un país o el país de las miserias …(3/3) | Chocolate Bailable

    22.02.2013 at 10:09 Responder

    […] Continua de la entrada anterior. […]

  • Judit Lara

    15.02.2014 at 10:35 Responder

    ¡Buenos días Ángela!

    Acabo de llegar aquí por casualidad, saltando de un lado a otro, y entonces está historia me ha atrapado, me he tenido que detener de la realidad que rezuma. Sencillamente brutal ;). Me ha recordado muy mucho mis tiempos como orientadora laboral, las queja constante de la personas, y sobretodo el mirar hacía otro lado, el decirte a ti, que claro ese discurso es muy fácil hacerlo cuando tienes trabajo, “como eres funcionaria”, (cuando en realidad no es así, y en cualquier momento te pueden despedir, pero bueno ese es otro tema ;).

    ¿Sabes? Caer en la queja es fácil. Muy fácil. De hecho, ayer por ejemplo caí a cuatro patas, y en pensamientos de bola de nieve…. Entonces lo que me sirve, es pensar en mi historia, o en la historia de los demás, los cercanos, los que conozco, ver que esas personas han encontrado trabajo, que lo han conseguido, que después de un año, ahí están! Y entonces eso me ayuda, y detiene esa queja que a veces saca la cabeza

    Lo dicho, brutal y gracias por compartir

  • Angela

    16.02.2014 at 20:34 Responder

    Hola Judit! Bienvenida a Chocolate Bailable! La verdad es que se mire por dónde lo que intenté contar tiene muchos matices y dependiendo desde qué lugar, personaje, circunstancias, se cuente la historia todo puede ser muy diferente. El reto era transmitir una pizca de la frustración que sentí. Siento que gastamos muchas energías en poner parches desde cualquier lugar y lo cierto es que creo que lo que nos falta es hacernos preguntas importantes, que no nos han enseñado. De ahí, como dices, la queja es la salida conocida, fácil ¿? es como nuestra zona de confort a pesar del dolor y de lo que supone estar ahí, pero es conocida. Dar el salto y caminar hacia la incertidumbre de descubrirnos y atrevernos a crear nuestro propio espacio en la sociedad es el reto y el aprendizaje que nos toca vivir…creo yo…
    Muchas gracias por venir y comentar!

Post a Comment