Poesía chocolate Bailable

También han regresado las moscas

Escribo solo para decirte
que amaneció soleado,
luego hubo tormenta,
más tarde volví a ver el sol,
que mi cuarto huele a jazmín,
hemos recogido las primeras flores
del patio.

Escribo solo para decirte
que mi ultima abuela se ha ido.
Para siempre.
Viví el instante mágico
de su última inspiración.
Olía a paz, amor y presencia.
Su despedida fue un regalo.
No se que tiene abril,
además de ser imprevisible,
que se ha llevado a 4 de las mujeres
más importantes para mi,
dos tías y dos abuelas
¿será que la luna llena puede hacer eso?

Escribo solo para decirte
que esta mañana subí a la buhardilla
y me encontré algunas palabras
estuvimos jugando al escondite
y después las metí en un microrrelato,
¿te había dicho que estoy escribiendo uno
cada día?

Escribo solo para decirte
que hoy cociné una tarta
de manzana y avena,
tenia un toque de ralladura de naranja
y canela en rama y polvo,
como te gusta a ti.
Que han vuelto las golondrinas
y en el campo las amapolas florecen.
También han regresado las moscas.

 

Cinematic Orchestra – Arraival of the birds

 

 

 

 

…a veces…

pienso que la primavera,

no sólo trae,

también se lleva

todo lo que no sobrevive 

al invierno…

 

 

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

5 comentarios en «También han regresado las moscas»

  1. Hola Angela,

    Hoy eché un vistazo a tu buhardilla,
    quise entrar a hurtadillas para no molestar,

    venía de puntillas,
    te ví allí, encontrando palabras,

    había 4 mujeres más en tu buhardilla y se oían risas entre las cinco,
    tú eras pequeña,
    reíais, hablábais,
    veíais viejas fotos y contábais historias,
    os cogíais las manos,
    olía a tarta de manzana y a canela, que inundaba toda la casa,

    tuve ganas de tocar la puerta tímidamente y entrar,
    pero me quedé allí, escuchando la música del misterio de los flamencos,
    estabáis felices,
    ahí en vuestro espacio,
    donde no pasaba el tiempo,

    a fuera volaban las golondrinas,
    colgando del cielo,
    como lo móviles de los cuartos de los niños, que cuelgan del techo,
    o sobre las cunas de los bebés,

    afuera llegará el calor y las moscas aparecen inquietas,
    pero el olor a canela en rama y a naranja perdurará,
    en esa buhardilla especial,
    con la música del misterio de los flamencos…

    un abrazo

    Responder
  2. @Teresa: un beso apretao!

    @mariablava: ¡se me han saltado las lágrimas! Cada una de las lineas son un abrazo y lo recibo con todo el amor….¡qué belleza! Gracias Mar, no tengo casi palabras…y ninguna duda de que estuvimos allí y tú nos acompañabas 🙂 un abrazo bien fuerte!

    Responder
  3. Otro abrazo para tí Angela,

    Gracias por dejarme asomarme,

    casi no pude conocer a mis abuelas y me gustó mucho veros,
    ahí todas juntas,

    y lo mejor de tu buhardilla es que siempre puedes volver,
    ya que en ella no trascurre el tiempo,

    la tarta de manzana tenía que estar deliciosa, otro día la probaremos…

    Responder

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

Poesía

Todavía

Escribo solo para decirteque he trasplantado la orquídea.Con cuidado,intentando no tocarsus raíces verdes.Regándola despuéscon té de sauce. Quise explicarleque, a veces,tenemos que mudar de casa,de piely en ese cambiohay partes nuestrasque se quedan atrás. Lo hice temprano,en la mañana,para estar más fresca.Aún así,no pude evitar romperuno de los brotesque iba a nacer. Le pedí disculpas.Sinceras.Y

Leer más »
Relatos cortos

El último gesto de amor

El viento en la cara. Caminar sin rumbo. Saludar mis vecinos en el ascensor. Recordar que me he olvidado de comprar un poco de azafrán para la paella de hoy y volver a la tienda. Tener el pelo cada vez más blanco, como tú amor. Llorar de risa. Aguantar tu malhumor y tus manías. Flotar

Leer más »
chocolate bailable
Poesía

Palabras que dibujan instantes…

Amanecía cansada y pegajosa. Las ideas se le abrazaban en la madrugada sin dejar que pegara ojo. Aquella noche había intentado leer pero el libro batía aún más su imaginación y despertaba sus páginas secretas. Se preparó el desayuno en su taza favorita, que sin saberlo, cosechaba dolores constantes de cabeza dándole de beber aquel

Leer más »