Gioconda Belli

No me arrepiento de nada – Gioconda Belli



Desde la mujer que soy,
a veces me da por contemplar

aquellas que pude haber sido;

 
las mujeres primorosas,
hacendosas, buenas esposas,
dechado de virtudes,
que deseara mi madre.
No sé por qué
la vida entera he pasado
rebelándome contra ellas.
Odio sus amenazas en mi cuerpo.
La culpa que sus vidas impecables,
por extraño maleficio,
me inspiran.
Reniego de sus buenos oficios;
de los llantos a escondidas del esposo,
del pudor de su desnudez
bajo la planchada y almidonada ropa interior.
 
Estas mujeres, sin embargo,
me miran desde el interior de los espejos,
levantan su dedo acusador
y, a veces, cedo a sus miradas de reproche
y quiero ganarme la aceptación universal,
ser la “niña buena”, la “mujer decente”
la Gioconda irreprochable.
Sacarme diez en conducta
con el partido, el estado, las amistades,
mi familia, mis hijos y todos los demás seres
que abundantes pueblan este mundo nuestro.
 
En esta contradicción inevitable
entre lo que debió haber sido y lo que es,
he librado numerosas batallas mortales,
batallas a mordiscos de ellas contra mí
-ellas habitando en mí queriendo ser yo misma-
transgrediendo maternos mandamientos,
desgarro adolorida y a trompicones
a las mujeres internas
que, desde la infancia, me retuercen los ojos
porque no quepo en el molde perfecto de sus sueños,
porque me atrevo a ser esta loca, falible, tierna y vulnerable,
que se enamora como alma en pena
de causas justas, hombres hermosos,
y palabras juguetonas.
Porque, de adulta, me atreví a vivir la niñez vedada,
e hice el amor sobre escritorios
-en horas de oficina-
y rompí lazos inviolables
y me atreví a gozar
el cuerpo sano y sinuoso
con que los genes de todos mis ancestros
me dotaron.
 
No culpo a nadie. Más bien les agradezco los dones.
No me arrepiento de nada, como dijo la Edith Piaf.
Pero en los pozos oscuros en que me hundo,
cuando, en las mañanas, no más abrir los ojos,
siento las lágrimas pujando;
veo a esas otras mujeres esperando en el vestíbulo,
blandiendo condenas contra mi felicidad.
Impertérritas niñas buenas me circundan
y danzan sus canciones infantiles contra mí
contra esta mujer
hecha y derecha,
plena.
 
Esta mujer de pechos en pecho
y caderas anchas
que, por mi madre y contra ella,
me gusta ser.

Gioconda Belli

 

 

 

…a veces…

me unto este poema

en la mañana

como si fuera hidratante

para nutrirme

durante todo el día…

 

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

7 comentarios en «No me arrepiento de nada – Gioconda Belli»

  1. Sí! Este es uno de esos poemas que me hubiera gustado escribir a mi 😉 Gracias por venir qué rico encontrarte aquí 🙂 Buen fin de semana para ti también! Un super abrazo de los nuestros!

    Responder

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

De Hechiceras y noches de Luna Llena

Hay hechiceras que solo se dejan ver en noches de Luna Llena. Hay hechiceras que viajan en el tiempo y traen y llevan momentos entre tierras. Hay hechiceras que van desnudas aunque TÚ pienses que llevan ropa, y te enseñan despacio a decir que sí o que no, a decirlo solo cuando te apetece o

Leer más »
ilusion de vivir optimismo
Seduciendo a la Vida

Use your illusion

Hubo un día, en este verano, en que me levanté con un pie izquierdo, pero muy izquierdo y en realidad lo que hubiera querido era haberme levantado con los dos  a la vez, pero no hubo manera… Había quedado con una amiga de la infancia y el cielo estaba medio gris, el sol del norte

Leer más »

Creer en cosas imposibles antes de desayunar

“Mi padre solía decir que él creía en seis cosas imposibles antes de desayunar…” “Uno: hay una poción que te puede hacer encoger; dos: y un pastel que te puede hacer crecer; tres: los animales hablan; cuatro: los gatos pueden desaparecer; cinco: hay un lugar llamado País de las Maravillas, y seis: puedes matar al

Leer más »