Las sobras

-¡Amor de sobra y no sobras de amor es lo que tú necesitas, mi niña! – Antonia daba vueltas por la cocina mientras consolaba, a su manera, a Fernanda, la hija de su jefa Mª Auxiliadora.

Llevaba trabajando en esa casa más de 30 años y conocía a Fernanda como si la hubiera parido.

-Si es que no ganas para disgustos, mi niña. Esos hombres que te buscas no te convienen. Todos aparecen sin pedir permiso y se van igual. Ya no hay hombres como los de antes. Una se casaba con ellos y era hasta la muerte, como yo con mi Luis, que en paz descanse. – Antonia cortaba cebolla a una velocidad pasmosa y tenía dos o tres pucheros encendidos a la vez.

Fernanda contenía la angustia en la garganta. Dos lagrimones se iban turnando de ojo en ojo, para ponerle el punto de sal a las sobras de la cena de la noche anterior, que a ella le servían de almuerzo. Siempre le había gustado almorzar sobras ¿o a eso se había acostumbrado también?

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

poesía chocolate bailable bucear mujer buceando
Poesía

Cosquillas líquidas de libertad

  Cosquillas. La primera sensación siempre son las cosquillas en los pies. Ellos se revuelven juguetones mientras los granitos de arena se cuelan entre los dedos y un movimiento automático los hace hundirse sin que yo pueda decidir, como si quisieran crear raíces ¿será una necesidad?   En el camino hacia la orilla se deslizan por

Leer más »
amor pareja poesia
Bailable

Yo no sé mañana…

Era un lugar blanco, con asientos blancos, mesas blancas, camareros vestidos de blanco y almas que querían parecer también blancas. Ella olía a desamor, a tristeza agarrada en las entrañas, a amaneceres solitarios y noches de preguntas sin respuestas.Bailaba sola y no era muy alta, de piel bronceada, tenia el cabello negro y largo y

Leer más »