Las sobras

-¡Amor de sobra y no sobras de amor es lo que tú necesitas, mi niña! – Antonia daba vueltas por la cocina mientras consolaba, a su manera, a Fernanda, la hija de su jefa Mª Auxiliadora.

Llevaba trabajando en esa casa más de 30 años y conocía a Fernanda como si la hubiera parido.

-Si es que no ganas para disgustos, mi niña. Esos hombres que te buscas no te convienen. Todos aparecen sin pedir permiso y se van igual. Ya no hay hombres como los de antes. Una se casaba con ellos y era hasta la muerte, como yo con mi Luis, que en paz descanse. – Antonia cortaba cebolla a una velocidad pasmosa y tenía dos o tres pucheros encendidos a la vez.

Fernanda contenía la angustia en la garganta. Dos lagrimones se iban turnando de ojo en ojo, para ponerle el punto de sal a las sobras de la cena de la noche anterior, que a ella le servían de almuerzo. Siempre le había gustado almorzar sobras ¿o a eso se había acostumbrado también?

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

busca un amante jorge bucay
Creatividad

Busca un amante!

  Porque es verano y a mi me sirve para hacer balance hoy te traigo algo a lo que le vengo dando vueltas desde hace unos días…   Porque a veces no sirve con que te guste TU trabajo y necesitas algo mas, porque no puedes, ni quieres, vivir pendiente sólo de SU vida ni

Leer más »
chocolate bailable
Relatos cortos

Cuatro naranjas

Cuatro naranjas  en un frutero de cerámica alargado, mitad amarillo, mitad verde. Ese era su centro de mesa y le gustaba tenerlo en el comedor de su casa. No lo iba a cambiar sólo porque su nueva inquilina lo decidiera. En realidad Irina no decidía nada, simplemente era alérgica a las naranjas y punto, pero

Leer más »
Poesía

La mitad de mi

A veces ocurre que quienes estáis ahí, del otro lado de este Chocolate Bailable, también estáis aquí, bien dentro entre las bambalinas de este espacio. Tengo la suerte de que muchos de quienes os acercáis aquí me habláis también  en privado y podemos compartir muchas cosas. Entonces un día, un martes cualquiera, que hasta podría

Leer más »