Chocolate Bailable poesía

El verano es mi fiesta…

Escribo solo para decirte

que acabo de regresar de unos días en el Mediterráneo,

he visto el agua cristalina,

de los lugares donde mi alma quiso

quedarse a vivir

para seguir nadando desnuda entre los peces.

Escribo solo para decirte

que de mi cuerpo van brotando

como fruta madura

todas las palabras que fui sembrando

en el invierno frío y difícil,

“donde te comprometes florece un sueño”

leí en septiembre, en alguna pagina

que ahora no recuerdo,

y así lo hice.

Escribo solo para decirte

que mientras estoy un poco más ausente por aquí,

descanso de las rutinas y los ojos de ver todo

en forma de microrrelatos.

Escribo solo para decirte

que espero que estés bien,

al calor del sol de agosto,

yo me he dormido entre sábanas de sudor,

alguna que otra noche

y aún así, no lo puedo evitar

el verano es mi fiesta.

…a veces…

las fiestas son algo sencillo como
un verano al sol

¿quien o qué es la tuya?

 

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

De migrantes y mundos sin fronteras

Y hoy después de haber escrito este texto hace casi un año, sin que nunca hubiese llegado a ver la luz, te lo traigo porque la inspiración me lo devolvió. Desde un lugar de visita habitual, al menos hasta hace muy poco, te traigo un texto de José Saramago. Una vez mas me deslumbró con

Leer más »
coração vagabundo Gal costa Caetano Veloso
Poesía

Meu coração não se cansa…

  A veces pareciera que sí, me levanto un día y siento como que el corazón no respira pero se me pasa rápido. A veces pareciera que sí, mientras me ducho de café no escucho el latido, a ritmo de samba, que lo caracteriza, pero me bebo un poco de poesía y vuelve a latir.

Leer más »
Relatos cortos

Las zapatillas de Rita

  Las zapatillas de ella reposan juntas,  en el lado izquierdo de la cama. Manuel no quiere tirarlas ni que se las lleven sus hijos. No, esas zapatillas se quedan ahí porque allí descansaban los pies de Rita. Su primer y único amor. 58 años juntos. Siempre pensó que él se iría antes pero hace

Leer más »