Del amor, la vida y las lentejas

Querida hermana, si TÚ la rubia:

Querida hermana, si TÚ la morena:

No sabes lo feliz que me pongo cada vez que recibo noticias tuyas desde donde estás. Ya veo que estás aprovechando muy bien el tiempo haciendo cosas sin parar, yo también creo que el día debería tener mas de 24 horas ¡pero nada!

Ya falta muy poco para las Navidades y se me hace raro pensar que no nos vamos a ver, ninguna de las tres. Se que estarás conmigo en cada lugar que visite del otro lado del océano y sé que yo estaré contigo acompañándote en cada aventura o en cada soledad. A veces pienso que a pesar de las distancias que nos separan estamos mas cerca que mucha gente que se ve todos los días…Y por hablar de días yo también cuento los días para ese viaje nuestro, solo “sisters” que haremos el año que viene…¡que ganas tengo ya!

Me anima saber que estas saliendo con un chico que realmente te gusta pero qué pena que sientas que él no parece estar muy decidido a avanzar con la relación. Hoy en día la vida es más complicada para mantener relaciones estables pero también es más fácil conocer más gente ¿verdad? ¿Y cómo se te ocurre pedirme una receta para invitarlo a comer? Sabes que lo mío es simplemente bailar nada de cocinar o ¿es que no te acuerdas? En cualquier caso se me ha ocurrido que lo mejor será que le prepares unas lentejas, sí lentejas,  son fáciles de hacer (¡hasta yo puedo hacerlas!) y son perfectas para que os conozcáis bien, ahora te explicaré cómo. Para hacerlas solo necesitas los siguientes ingredientes: un ajo puerro, algunos tomates, un pimiento verde y las lentejas.

Para comenzar lo mejor es animarte así que ponte algo de música y alguien que te cante, así ya podrás empezar con alegría a cocinar. Después de lavar bien las verduras  pones una olla al fuego con apenas un poco de aceite. Cómo habrás visto cada ingrediente tiene un color, el ajo puerro es blanco como el invierno, el pimiento es verde como la primavera, los tomates bien rojos como los veranos y las lentejas son castañas como el otoño. Al añadirlos lo harás despacio y pondrás un poco de cada una de tus estaciones concentrándote en diferentes aspectos de ti. Junto con el ajo puerro, que será el primero en saludar a la olla, le vas poniendo también una pizca de tu soledad, de tus días mas fríos, esos en los que no te apetece hablar ni ver a nadie ¿ya le has contado que a veces lloras, huyes y te escondes? Con el pimiento verde añadirás un chorro generoso de buenas energías, de imaginación, de la cantidad de cosas que haces, lo dispersa que eres, de los recuerdos de tus viajes y de las ganas de subir montañas ¿le has contado ya todos los lugares que has visitado? Cuando pases a los tomates le pondrás sin falta una pizca de las ganas de trasnochar que te dan cuando sientes que llega el tiempo de playa, de lo que disfrutas pensando en la cantidad de gente que has conocido y de paso le das un toque especial añadiendo todos los idiomas en los que eres capaz de decir “hola” y “perdón”. Debes hacer esto usando tus mejores dotes de seducción, el calor más tierno y mucha pasión. Para terminar, al añadir un vaso de lentejas, ponle unas gotas de melancolía, de hojas de los árboles caídas mientras haces balance de todas las estaciones y de tu vida, pones también un puñado de tus amigos y tu familia. Ahora solo te falta cubrirlo todo con agua y risa y dejar que todos los ingredientes se vayan cocinando sintiéndose libres. Espera unos cuarenta y cinco minutos y estarán listas. Lo mejor es que las cocines la noche anterior para que se empapen del olor de tu casa y se impregnen del sabor de tus sueños durante la noche.

Sobre los condimentos y las especias, querida hermana, tendrás que descubrirlo TÚ, arriesgándote a probar si te gusta con ajo, cebolla, quizás pimienta, quizás un poco de azúcar, una hoja de laurel. . .como lo harías con las pequeñas cosas de la vida o del amor.

Siéntate en frente de él, para que puedas mirarle bien a los ojos y ver su reacción. Como una vez leí en alguna parte:

“la vida es como las lentejas o la tomas o la dejas”

Él te conocerá mejor pero también se trata de que descubras su actitud frente a la vida. No se te vaya a olvidar servir alguna bebida alegre que refresque el alma, la mente y sobre todo el corazón. Acompaña el almuerzo con buena música de esa que hace que te vayas enredando y se vaya tejiendo una buena conversación y cuando te das cuenta estás dándole rienda suelta a la pasión. . .

Me despido ya esperando que tengas una buena semana y todo salga bien. . . ¡ya me contarás!

Te quiere con locura, sí a ti la morena, sí a ti la rubia:

Tu hermana mayor

PD: Papá está bien como siempre pero mamá te echa mucho de menos, llámala si puedes.

¡Besos!

y no te olvides de oler las flores…

PD para el lector: espero que aproveches TÚ también esta receta, si es que en algo te pueda servir y compartas conmigo hoy un guiño especial que les dejo aqui a mis hermanas. . .

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

10 comentarios en «Del amor, la vida y las lentejas»

  1. Desde luego que no volveré a cocinar las lentejas de la misma forma después de leerte. Le has dado otro sentido, como una poción mágica de vivencias, sueños, alegrías y nostalgías… seguro que el plato lo recoge toda esa energía.
    Espero que a tu hermana se salgan bien las lentejas y le salga bien la vida, que es más importante.
    Mi padre prepara el potaje de lentejas como nadie, nunca me ha salido como a él y por eso siempre hace de más para mandarme un poco, debe ponerle mucho amor, muchas esperanzas, mucho de todo lo bueno que es él…

    Gracias por lo que me trasmites.

    Responder
  2. que bueno, como me gusta, unos apuntes, a mi me encanta el comino para las lentejas…los olores de las especies ayudan a hacer ambiente, me parecen tan importantes los olores …¿ y de postre? una rica compota de manzana y pera con un toque de canela (ummmmm…..) …disfrutarlo

    Responder
  3. @ Tegala: me alegra que te haya gustado el plato, a mi me encantan las lentejas aunque de pequeña las detestaba…Algún día tienes contarnos esa receta de tu padre …estoy segura de que poniendole todas esas cosas buenas estarán deliciosas!

    @Barbara: Eso quería yo! Que me contaras de las especies! A ver si me pongo a investigar mas sobre eso 😉 El postre…delicioso…lo de la canela me mató! Es la receta perfecta!

    Gracias chicas y besos a las dos!

    Responder
  4. Leyendo tu post de hoy me ha venido a la cabeza un post de antaño, el que me recuerda que no me ate el pelo, el que me explica por qué tanto desorden en mi cabello. DISFRUTA DE TU VIAJE, Ange.

    Un abrazo,

    Sara

    Responder
  5. Angela, tienes que dedicarte a escribir, tienes un don para expresar los sentimientos.
    Me encanta leerte. Gracias
    por cierto, estoy leyendo la novela de Angela Becerra, Ella que todo lo tuvo y me encanta
    Felices Fiestas y que el nuevo año te siga permitiendo continuar agradando.
    bss

    Responder
  6. @ Sara: Asi me gusta, que vivas despeinada que estas mucho mas guapa!

    @Mª Luz: Mil gracias por tus palabras! Me animan mucho a seguir con este nuevo vicio que aunque es delicioso da mucho trabajo pero se hace con gusto y más si como dices consigo transmitir, que bueno! Me alegra que estés leyendo a Ángela Becerra y te está gustando, creo que esa novela esta muy muy bien. Sigue disfrutando de ella y de tus viajes! Felices Fiestas a ti también!

    Besos a las dos!

    Responder
  7. Querida hermana, sí tú, la del brillo en los ojos y en las caderas,

    Ojalá me hubiera podido comer contigo esas maravillosas lentejas que sé que preparaste para nosotras, para él, para tus fieles lector@s de Chocolate Bailable.
    Es cierto que debemos poner en todas nuestras recetas lo que somos, cada ingrediente que hace nuestra vida como es, como sabe… y tú sabes a salsas de Colombia (buen viaje!!), a vegetales cuyo nombre desconoces pero que te dan la energía suficiente para que en los días de soledad no te atrape la apatía; también sabes a especias (como te conoce Bárbara), a rincones del mundo que conviertes en hogares alegres con tus recetas de la alegría.
    Yo no sé si alguna vez le cocinaré lentejas a algún amante pero no importa, las recetas se hacen nuestras desde el momento en el que alguien no las dedica con tanta pasión.
    Profunda gratitud, siempre.
    Un beso, Virgi.

    PD: Oye entre las estaciones, los colores, y el dejarlas las lentejas en reposo tengo un poco de confusión, ¿en qué momento puedo pasar al postre?

    Responder
  8. Hola Vir!!!
    Querida hermana! Me alegra que te haya gustado la receta, estoy segura de que algun dia la haras…aunque sea para ti misma 😉
    El postre…hay quien empiece por el…es cuestion de organizarse y decidir 😉 de hacer lo que le pida el cuerpo jajajajaja!
    Mil besos corazon!

    Responder

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

De consejos y deseos, deseos y consejos…

Ya se que llego un poco tarde, que igual ya no me estabas esperando, que el año ha comenzado hace casi un mes pero a veces regresar de un viaje puede llevarnos mas tiempo del que pensamos. . .aunque físicamente estemos de vuelta la mente puede haberse quedado allá merodeando por lugares que visitamos, conversando

Leer más »

Una flor colombiana en Madrid: Mª Isabel Saavedra

♫He perdido antes de cada batalla quiero confesar que todo lo he vivido como un huracán rompiendo las amarras de esta nave loca que no busca puertos… He  perdido tiempos irrecuperables y oportunidades para amar de nuevo… ya mi  corazón lo recogí en pedazos… mereció la pena vivir de aprendiz… Pero viví… sentí  … aquí..

Leer más »

Poesía: santo remedio

A veces ocurre que, en el momento más inesperado, una voz y una guitarra vienen a acariciarme las entrañas y yo me dejo. El sábado tuve la suerte de asistir a un recital de poesía titulado “Todo dice que sí” dónde la irresistible voz Alberto San Juan (sí, lo confieso siento una terrible debilidad por este

Leer más »