noche de san juan chocolate bailable

De una noche de brujas y fuego

En muchas localidades de Iberia y del mundo se celebra hoy una noche especial, la noche de San Juan. Una noche en la que a través del fuego se rinde culto al SOL a su fuerza y a su llegada con el solsticio de verano…y por eso hoy te traigo esta historia que escuche una vez, una historia de brujas y fuego…

“…Sara se había quedado dormida estudiando encima de sus libros de física, no la entendía de ninguna manera, no le veía la lógica a todas aquellas fórmulas que no eran capaces de expresar sentimientos, de contar historias, de hacerla vibrar…

Era casi medianoche cuando de repente su ventana se abrió fuertemente y una bocanada de aire le trajo un olor fuerte a humo, a risas, a baile, a noche oscura…estaba aún medio dormida cuando con los ojos medio abiertos creyó ver un grupo de mujeres que corrían divertidas y no pudo resistir la tentación de seguir sus risas al sentirse contagiada por ellas…

Sara, vivía en el norte en un lugar privilegiado donde hacia al sur veía bosques y altas montañas y al norte un inmenso mar que le traía vientos de otras tierras y se llevaba sus penas cuando sentía que tenía el corazón a punto de explotar. En esa noche de verano donde extrañamente no hacia ni frío ni calor se aventuró a seguir a aquellas mujeres que le habían llamado la atención. Ellas habían aparecido entre las sombras del bosque y a Sara le pareció que alguna criatura mas las seguía veloz yendo y viniendo entre los árboles y en dirección al mar…

Después de salir de casa escondida y descalza para no hacer ruido fue corriendo detrás de ellas y a veces sentía que una ráfaga de viento la impulsaba mas fuerte para alcanzarlas antes y así de forma cómplice la rodeaba y la levantaba haciéndola avanzar deprisa, cada vez que eso ocurría sentía miedo por ser descubierta, un poco de vértigo por la altura y unas feroces ansias por llegar hasta ellas…

Finalmente llegó y las vio crear de la nada una hoguera justo a la orilla del mar. Allí escondida detrás de una duna tuvo una visión clara de unas 20 mujeres todas iguales, todas diferentes, sonrientes y bellas  que cantaban una canción que pareciera llegada del alma, que sonaba a tiempos pasados, a días felices, a caderas que se movían con una cadencia pesada, lenta, rítmica, sincera…

Mientras unas preparaban flores, otras asaban sardinas, tocaban tambores, se hacían trenzas y unas a otras se ayudaban a quitarse la ropa y con una tinta especial escribían palabras en sus cuerpos desnudos…Sara curiosa quiso acercarse mas para ver que eran aquellas palabras y frases con las que adornaban su piel con tanto cuidado. Muy despacio fue asomándose cada vez mas por detrás de las dunas hasta que una ráfaga de viento mucho mas fuerte que las otras la empujó hasta ellas dejándola en el centro de todas las miradas. Asustada se encogió y las miró de reojo pensando que sería castigada por haberse entrometido en aquella que parecía una celebración privada. Casi sin darse cuenta una de las mujeres divertida la levantó de un salto y entre todas le adornaron la cabeza con flores mientras le quitaban la ropa y le escribían buenos deseos para el nuevo año por todo su cuerpo.

Así fue como Sara bailó hasta el amanecer alrededor del fuego celebrando la llegada del verano, la energía del sol, la libertad del mar, de las olas, del viento. Así fue como descubrió Sara a las Xanas, aquellas hadas que vivían en los bosques y cantaban y cantaban mientras ellas danzaban. Así fue como reconoció Sara a los Trasgus, aquellos duendes que hacían travesuras y la habían empujado hasta allí con sus veloces cuerpos simulando el viento. Así fue como casi al amanecer Sara saltó por encima del fuego para dejar que se quemaran los sentimientos negativos, las penas, los temores, las preocupaciones y gracias al calor pasaron a formar parte de su interior aquellos deseos positivos que ellas le habían escrito en la piel…

Los rayos del sol acariciaban su cuerpo cuando abrió los ojos sin saber muy bien donde estaba. Sobresaltada miró a su alrededor buscando a aquellas mujeres, la playa, el calor del fuego pero en vez de eso encontró su libro de física que aún estaba abierto en la misma página que la noche anterior. Medio dormida y torpe se dirigió hacia el baño para lavarse la cara y despejarse, para volver a la realidad después de aquel sueño…cuando entró y se vio en el espejo dio un salto y sonrió…su pelo estaba enredado y lleno de flores, sus ojos tenían un brillo especial y se sentía liviana, feliz y a pesar de todo descansada…”

Y así fue como Sara vivió una noche de brujas y fuego que nunca olvidara, y así fue como Sara se convirtió en una de esas mujeres que en una noche como esta celebran alrededor del fuego la vida, el calor, los buenos momentos…estate atenta porque ella puede pasar justo debajo de tu ventana para contagiarte con su risa, para atraparte con su mirada…

…a veces …

cuentista…

pero siempre celebrando

la llegada del SOL …

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

14 comentarios en «De una noche de brujas y fuego»

  1. Ciao amica!

    Que bela história =) Muito rica e contagiante. Também gostava de saltar a fogueira e que o fogo consumisse tudo o que fosse negativo. De alguma forma que o fogo limpasse a alma e so o melhor da vida ficasse…

    Ficarei à espera da Sara 😉

    Bacione Angy

    Responder
  2. hola querida angela¡
    ayer estuve con una amiga, aqui en valladolid,
    en la playa del pisuerga

    estaba llena de gente divertida, a tope diría yo
    habia muchas hogueras pequeñas,
    pandillas de chicos jovenes rodeandolas
    bebiendo y bailando

    estaba precioso
    y nos metimos en la leyenda del pisurga
    el único barco de este rio que ahora es bar

    de repente, una hoguera enorme
    se encendio en el medio de la playa
    cantaba “rosendo”
    fue una noche de san juan preciosa

    me ha encatado la historia de sara
    un beso muy fuerte
    ya sabes, que bonito es que bonito

    Responder
  3. Yo también quiero ser esa Sara que escapa, baila, quema lo que no le alimenta el corazón, y rellena su espíritu en una noche con las xanas! El próximo año yo también intentaré pasar esa noche cerca del mar o del agua (tú si que sabes disfrutar José!, como una auténtica bruja que celebra la llegada del sol.
    Qué bonita historia Ange…

    Responder
  4. Has conseguido meterme en la historia y plantearme, como José y Virgi, que no voy a dejar pasar otro año sin vivir esa noche cerca del agua y del fuego, entonces cerraré los ojos y recordaré tu historia. Besos

    Responder
  5. @Virginia y Mama: Definitivamente el año que viene tendremos que hacer algo y dejarnos llevar por esa noche mágica…tenemos un año para pensarlo y ese dia dejarnos seducir por Sara y otras mujeres que vivan así…
    Besos a las dos y gracias siempre por pasar por aqui!

    Responder
  6. Me encanta el solsticio de verano o noche de San Juan, me llena de magia, de fuego, de sal, de olor a sardinas y millo (maíz-milho) asado. Me encanta esa noche que llega a su fin en un amanecer en la playa, en un baño de sal mojado de luz solar. Me encantan las brujas y hadas que se reunen en torno a la hoguera, la gente que salta, la gente que sueña, que quema lo viejo y lo malo, que pide deseos…
    Gracias por esta historia.
    Abrazos desde la Macaronesia

    Responder
  7. Hola Tegala!
    A mi tambien me gustan todas esas cosas y esa noche mágica y nos adentra en una época de sol intenso, una época de compartir, de estar en la calle, de mar, de cosas buenas …
    Un beso y me alegra que te haya gustado la historia!

    Responder
  8. acabo de prepara el patio PARA PASAR ESTA NOCHE DE SAN JUAN EN UN AQUELLARE DE BRUJAS, Y CON UN CALDERO PARA PRENDER LA HOGUERA…que salteremos. Y BAÑARNOS CON LA MANGUERA…ES LO QUE HAY.

    YO TAMBIEN EL AÑO QUE VIENE QUIERO ESTAR JUNTO A LA MAR

    Responder
  9. como sea que sea, en cada lugar,en cada rinconcito, con gente o sin ella, podemos invocar esa magia, ese fuego, el ritual, hacerlo nuestro y cantar a la casi luna llena de este año y que el fuego haga la alquimia….

    Responder

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

fresas poesia chocolate
Poesía

Un mordisco de fresa

  Escribo solo para decirte que hoy me despertó la impaciencia por besarte y se me sube desde los pies, y se me aloja por debajo del ombligo, en realidad sospecho que quiere quedarse entre mis piernas. Escribo solo para decirte que el limonero del jardín ya tiene hojas. Que después del desayuno sin ti

Leer más »

Déjate convencer. . .

Ella estaba cansada de tantas horas devorando números frente a la pantalla de su ordenador, Él no tenia mas espacio en su casa para seguir estando solo, su soledad lo ocupaba todo. Ella recogía su mesa y organizaba su nevera mentalmente mientras Él se acercaba pensando cómo decirle . . . – ¿Mucho trabajo hoy

Leer más »
chocolate bailable
Relatos cortos

Caramel – Los secretos de un salón de belleza

A veces, cuando nadie me ve, me escapo a uno de los muchos salones de belleza que hay en mi barrio (¡y es que curiosamente hay muchísimos!). Desde que aquella vez, en mi primer viaje a Colombia, TÚ me llevaste a conocer estos pequeños rincones donde se concentran muchos de los secretos del universo femenino,

Leer más »