De los sentidos . . .

Cerró los ojos y en un instante estaba allí en la cocina de su madre. Pocas veces le dejaba entrar pues siempre le decía que aquel no era lugar para hombres. Ella se movía de un lado a otro y al hacerlo iba desplazando los olores de los objetos a su paso. Sin querer todos esos aromas se mezclaban con el suyo propio pues ella desprendía siempre el mismo, jabón de glicerina con perfume de jazmín, mezclados ambos con un olor intenso a fuego pues casi siempre estaba alrededor de él.

–          Luis tráeme de la despensa un puñado de café. Tu padre está punto de llegar y se enfadará sino está listo junto con su copita de orujo – le dijo ella mientras seguía dando vueltas en aquella cocina.

Luis fue corriendo a la despensa y metió la mano en el saco enorme que había en la entrada. Sintió como su mano se hundía en una textura granular y la revolvió varias veces con gusto antes de cerrar la mano aspirando el aroma intenso del café. Cuando llegó a la cocina su madre le esperaba con el delantal estirado diciéndole – vamos Luis que no tengo todo el día, pon el café aquí – y él así lo hizo. Ella vertió los granos en el molinillo y dándole a la manivela  en unos segundos aquellos granos se habían transformado en un polvo oloroso.

Mientras ultimaba los detalles del almuerzo Luis se concentraba en los sonidos que ella iba produciendo. Ahora aquel “toc-toc-toc” con la cuchara en el puchero, después el sonido del cristal de los platos que iba poniendo en la mesa, los cubiertos que a él siempre le dejaban ese sabor metálico en la boca y de repente escuchó los ladridos de su perro.

–          ¡Papá ha llegado! – Gritó Luis levantándose de la silla de un salto.

Luis corrió hacia él y cuando ya estaban cerca se tiró a sus brazos hundiendo su cabeza en su pecho aspirando el perfume del campo y sintiendo la aspereza del rostro de su padre besándolo en la mejilla.

Luis abrió los ojos y aquella cocina ya se había esfumado. No quedaba nada de su madre, ni su olor, ni su voz, ni sus trapos. Ahora solo veía aquella celda vacía donde le habían encerrado y era aún más fuerte el sabor de la sangre que se le escurría por los labios.

…a veces…

vengo solo a intentar

que te concentres en los

sentidos…lo sentiste?

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

6 comentarios en «De los sentidos . . .»

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

chocolate bailable
Relatos cortos

Caramel – Los secretos de un salón de belleza

A veces, cuando nadie me ve, me escapo a uno de los muchos salones de belleza que hay en mi barrio (¡y es que curiosamente hay muchísimos!). Desde que aquella vez, en mi primer viaje a Colombia, TÚ me llevaste a conocer estos pequeños rincones donde se concentran muchos de los secretos del universo femenino,

Leer más »

Aqui y Ahora

Ahora que la casa duerme, que los villancicos que mañana cantará en el cole mi prima de 5 años ya están todos ensayados (ante un secador que ella improvisó como micrófono). Ahora que las musas cantan bajito y la luz de una vela ilumina mi imaginación y me calienta el alma. Ahora que quizás TU disfrutes

Leer más »
Poesía

Ya no me sabe igual – Andrés Cepeda

TÚ que has descubierto que sus besos ya no te saben igual, que a pesar de la pasión, del calor que encontrabas en sus pechos desnudos ya no eres capaz de mantener esa relación. . . TÚ que sin darte cuenta has cambiado los momentos que se esfumaban sin respirar mientras te enredabas en el

Leer más »