De los sentidos . . .

Cerró los ojos y en un instante estaba allí en la cocina de su madre. Pocas veces le dejaba entrar pues siempre le decía que aquel no era lugar para hombres. Ella se movía de un lado a otro y al hacerlo iba desplazando los olores de los objetos a su paso. Sin querer todos esos aromas se mezclaban con el suyo propio pues ella desprendía siempre el mismo, jabón de glicerina con perfume de jazmín, mezclados ambos con un olor intenso a fuego pues casi siempre estaba alrededor de él.

–          Luis tráeme de la despensa un puñado de café. Tu padre está punto de llegar y se enfadará sino está listo junto con su copita de orujo – le dijo ella mientras seguía dando vueltas en aquella cocina.

Luis fue corriendo a la despensa y metió la mano en el saco enorme que había en la entrada. Sintió como su mano se hundía en una textura granular y la revolvió varias veces con gusto antes de cerrar la mano aspirando el aroma intenso del café. Cuando llegó a la cocina su madre le esperaba con el delantal estirado diciéndole – vamos Luis que no tengo todo el día, pon el café aquí – y él así lo hizo. Ella vertió los granos en el molinillo y dándole a la manivela  en unos segundos aquellos granos se habían transformado en un polvo oloroso.

Mientras ultimaba los detalles del almuerzo Luis se concentraba en los sonidos que ella iba produciendo. Ahora aquel “toc-toc-toc” con la cuchara en el puchero, después el sonido del cristal de los platos que iba poniendo en la mesa, los cubiertos que a él siempre le dejaban ese sabor metálico en la boca y de repente escuchó los ladridos de su perro.

–          ¡Papá ha llegado! – Gritó Luis levantándose de la silla de un salto.

Luis corrió hacia él y cuando ya estaban cerca se tiró a sus brazos hundiendo su cabeza en su pecho aspirando el perfume del campo y sintiendo la aspereza del rostro de su padre besándolo en la mejilla.

Luis abrió los ojos y aquella cocina ya se había esfumado. No quedaba nada de su madre, ni su olor, ni su voz, ni sus trapos. Ahora solo veía aquella celda vacía donde le habían encerrado y era aún más fuerte el sabor de la sangre que se le escurría por los labios.

…a veces…

vengo solo a intentar

que te concentres en los

sentidos…lo sentiste?

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

6 comentarios en «De los sentidos . . .»

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

Poesía: santo remedio

A veces ocurre que, en el momento más inesperado, una voz y una guitarra vienen a acariciarme las entrañas y yo me dejo. El sábado tuve la suerte de asistir a un recital de poesía titulado “Todo dice que sí” dónde la irresistible voz Alberto San Juan (sí, lo confieso siento una terrible debilidad por este

Leer más »
Poesía

Las hojas no caen, se sueltan

Las hojas no caen, se sueltan…. Siempre me ha parecido espectacular la caída de una hoja. Ahora, sin embargo, me doy cuenta que ninguna hoja “se cae” sino que llegado el escenario del otoño inicia la danza maravillosa del soltarse. Cada hoja que se suelta es una invitación a nuestra predisposición al desprendimiento. Las hojas

Leer más »
corazón desafinado samba
Chocolate Bailable

A ritmo de corazones ¿des?-afinados

Ahora que ya llegó Noviembre y la lluvia amenaza con llevarse todo lo que no sirve, ahora que tengo un cuarto con ventana y me sigue acompañando tu ausencia, vengo a hablarte de algún corazón que pensó que estaba desafinado. . .pero ¿quien decide lo que es estar (des) afinado?   Sin que te des

Leer más »