Chocolate Bailable poesía Galeano

De la eterna confusión: Teología 3 (Eduardo Galeano)

No sé porqué en estos días me preguntaba yo dónde hubo algún error de comunicación, un fallo en la transmisión, en el oído, en las palabras mal entendidas para que tantos y tantos hayan(mos) sufrido la tristeza y la frustración de sentir intensamente en una dirección y caminar en la opuesta…Hace ya algún tiempo que quería traerte este texto y hoy reflexionando sobre ello me acordé, ¡espero que lo disfrutes!

 

Teología / 3

 

Galeano Teologia 3 poesía“Fe de erratas: donde el Antiguo Testamento dice lo que dice, debe decir lo que quizá me ha confesado su principal protagonista:
Lástima que Adán fuera tan bruto. Lástima que Eva fuera tan sorda. Y lástima que yo no supe hacerme entender.
Adán y Eva eran los primeros seres humanos que de mi mano nacían, y reconozco que tenían ciertos defectos de estructura, armado y terminación. Ellos no estaban preparados para escuchar, ni para pensar. Y yo… bueno, quizá yo no estaba preparado para hablar. Antes de Adán y Eva, nunca había hablado con nadie. Yo había pronunciado bellas frases, como ” Hágase la luz”, pero siempre en soledad.
Así que aquella tarde, cuando me encontré con Adán y Eva a la hora de la brisa, no fui muy elocuente. Me faltaba práctica.
Lo primero que sentí fue asombro. Ellos acababan de robar la fruta del árbol prohibido, en el centro del Paraíso.
Adán había puesto cara de general que viene de entregar la espada y Eva miraba al suelo , como contando hormigas. Pero los dos estaban increíblemente jóvenes y bellos y radiantes.
Me sorprendieron. Yo los había hecho; pero yo no sabía que el barro podía ser luminoso.
Después, lo reconozco, sentí envidia. Como nadie puede darme órdenes, ignoro la dignidad de la desobediencia. Tampoco puedo conocer la osadía del amor, que exige dos. En homenaje al principio de autoridad, me aguanté las ganas de felicitarlos por haberse hecho súbitamente sabios en pasiones humanas.
Entonces, vinieron los equívocos. Ellos entendieron caída donde yo hablé de vuelo. Creyeron que un pecado merece castigo si es original. Dije que peca quien desama: entendieron que peca quien ama. Donde anuncié pradera de fiesta, entendieron valle de lágrimas. Dije que el dolor era la sal que deba gustito a la aventura humana: entendieron que yo los estaba condenando al otorgarles la gloria de ser mortales y loquitos. Entendieron todo al revés. Y se lo creyeron.
Ultimamente ando con problemas de insomnio. Desde hace algunos milenios, me cuesta dormir. Y dormir me gusta, me gusta mucho, porque cuando duermo sueño. Entonces me hago amante o amanta, me quemo en el fuego fugaz de los amores de paso, soy cómico de la legua, pescador de alta mar o gitana adivinadora de la suerte, del árbol prohibido devoro hasta las hojas y bebo y bailo hasta rodar por los suelos…
Cuando despierto, estoy solo. No tengo con quien jugar, porque los ángeles me toman tan en serio, ni tengo a quién desear. Estoy condenado a desearme a mi mismo. De estrella en estrella ando vagando, aburriéndome en el universo vacío. Me siento muy cansado, me siento muy solo. Yo estoy solo, yo soy solo, solo por toda la eternidad.”

 

Eduardo Galeano – Libro de los abrazos

 

…a veces…
 
¿será sordera,
será que no vocalizamos
o simplemente
no queremos entender?

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

5 comentarios en «De la eterna confusión: Teología 3 (Eduardo Galeano)»

  1. Inspirador, como siempre. Últimamente me está rondando mucho una frase en una canción… “… es mejor estar herido, que no sentir nada en absoluto”. Es mejor atreverse a sentir, a amar, a volar… que no separarse nunca de la tierra.
    Gracias!!!!

    Responder
  2. Que lindo texto Maria! Obrigada por nos mostrares mais um pouco de Galeano.
    Espero que andes por aí, feliz, a caminhar na direcção que realmente sentes 😉

    Responder
  3. @Juan: sin duda tienes toda la razón, bienvenido sea el dolor si es para recordarnos que algún día algo nos hizo mucho bien, nos gustó, nos dio alas para volar al infinito y volver…bienvenido sea todo lo que nos haga sentirnos vivos! Gracias a ti por venir, por estar y compartir siempre!

    @Zita. Querida amiga, ainda bem que gostaste! Continuo a caminhar, sempre, devagar, mas vou indo. . .Espero que tu tambem estejas bem, temos que conversar! Beijinhos e obrigada por estar aí!

    @Geminiana: tienes razón, yo creo que la interpretación es de las cosas más complicadas hoy en día, porque sin duda cada uno interioriza las cosas y las devuelve al mundo con su propio filtro. . .un beso grande y gracias por tanto!

    Responder

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

chocolate bailable
Poesía

Palabras que dibujan instantes…

Amanecía cansada y pegajosa. Las ideas se le abrazaban en la madrugada sin dejar que pegara ojo. Aquella noche había intentado leer pero el libro batía aún más su imaginación y despertaba sus páginas secretas. Se preparó el desayuno en su taza favorita, que sin saberlo, cosechaba dolores constantes de cabeza dándole de beber aquel

Leer más »

Ni pasado, ni Futuro, hoy te regalo el presente!

  TÚ que vives rodeado de las fotos del ayer, que se reflejan en tus ojos cuando vuelves  a sentir lo que tuviste aquella vez, cuando todo fue fácil, cuando no tenias que sufrir. . .   TÚ que la tienes a ella en la puerta de tu casa, la vida, que te espera completamente

Leer más »
Relatos cortos

Amor bailable

Allí estaba yo como cada jueves a las 19:55 subiéndome a mis zapatos de flamenca y adentrándome en mi falda de volantes. Los tres primeros meses de embarazo ya habían pasado pacíficamente y desde hacía dos semanas había recuperado mis rutinas de bailadora. No tenía la misma precisión de movimientos pero el embarazo me regalaba

Leer más »