chocolate bailable

Cuatro naranjas

Cuatro naranjas  en un frutero de cerámica alargado, mitad amarillo, mitad verde. Ese era su centro de mesa y le gustaba tenerlo en el comedor de su casa. No lo iba a cambiar sólo porque su nueva inquilina lo decidiera. En realidad Irina no decidía nada, simplemente era alérgica a las naranjas y punto, pero eso no tenía nada que ver con su frutero y con ella o ¿sí?

 

Mariana acababa de recibir a Irina.  Por primera vez durmieron bajo el mismo techo.  No quería hacerlo pero la situación de su empresa no le permitía asumir sola los gastos de su apartamento. Le habían bajado el sueldo hasta el primer piso.

 

Amaneció rara pensando en las naranjas y como flotando  ¿o eran las cosas de su piso las que flotaban? Se ató el mareo en una coleta, junto con su largo cabello negro y salió de la cama.

 

Irina conocía bien el idioma de su casera  pero  no le hacía mucha falta porque hablaba poco. Era rubia, alta y aparentaba una dulce fragilidad. Había volado desde muy lejos. Su  país natal estaba fuera de las fronteras del mapa de Europa que Mariana tenía en su cuarto, a esa escala estaría más o menos dónde la foto de sus padres, la que tenía colgada en la pared y no le gustaba.

 

Mariana paseaba por su propia casa, en esa mañana de sábado y de una forma inconsciente iba agarrándose a los objetos, casi como si fuera un poco ciega. La niña que llevaba dentro y que se encargaba de agitar su coleta, rondaba el único lugar prohibido de toda la casa, el cuarto de Irina.  Quería entrar y descubrir sus cosas. Así que, una vez más, su curiosidad mandó a su prudencia en busca de helados de chocolate.

 

Preguntó  dos veces a la puerta y agarró el pomo como quien obtiene la confirmación del silencio. Sintió un cosquilleo en el estómago y el mareo serpenteó libre por su cuerpo, creyendo ella que era por la conquista.  Al principio lo vio todo oscuro pero de repente… ¡una luz blanca y casi cegadora irradiaba desde el centro de la habitación! Evitando la ceguera sus ojos  escaparon hacia arriba y su boca tuvo que abrirse para que cupiera tanta admiración ¡espera un momento! ¿Estaba viendo las estrellas en el techo de una de las habitaciones de su propia casa, a plena luz del día? Intentó colgar su malestar en la cama pero ésta también era muy inestable, entonces cayó de rodillas frente a la fuente de luz. Era una piedra multicolor ¡que jamás había visto! Con gran esfuerzo su prudencia, cargando el helado de chocolate, le dio un manotazo a la curiosidad y empujó a Mariana a salir de allí. Ella seguía sintiendo que todo el suelo se movía como si estuviera en un barco. A trompicones y con el vómito queriendo escurrírsele por la boca salió del cuarto, cerró la puerta y se desplomó en el pasillo, estrujando el suculento helado y dejando salir una pregunta:

 

¿Quién demonios era aquella rubia alérgica a las naranjas?

 

…a veces…
cuatro naranjas pueden ser
el principio de una historia
¿no?

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

9 comentarios en «Cuatro naranjas»

  1. Cuatro naranjas en un frutero pueden ser el principio de tantas cosas!! Reitero la petición: queremos un libro ya!! Y si necesitas títulos, estoy haciendo fotos de calles con nombres curiosos, que seguro que te darían para mucho 🙂
    Abrazos que leen de principio a fin

    Responder
  2. Jopestamanuela: pues claro que sí! Es un buen final para que haya un inicio otra vez…¡Un beso!

    Shubhaa: jajajajaja, la verdad es que yo también lo veo más cerca, estoy empezando a recopilar y organizar un guión, tu sabes que tenía una o varias ideas para el libro pero voy a concentrarme en una por el momento ¡En estos días te escribo! La idea de los nombres de las calles me encanta! 😀 ¡Otro abrazo bien fuerte!

    Responder

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

sueños chocolate bailable
Creatividad

De la felicidad, el miedo y los sueños

“Si te persigue un León , escoges otro día para ovular , retrasas la pubertad, ni se te ocurre crecer, ya digerirás mas tarde, pospones la fabricación de anticuerpos para la noche, si todavía estas vivo. . .Se trata de eliminar todo lo que no sea esencial. Y, claro, el problema es que nosotros, como

Leer más »
Chocolate Bailable

Ella, que todo lo tuvo de Ángela Becerra

  Porque me llevas y me traes en el tiempo y en el espacio con tus palabras, personajes e historias… Porque me llevas y me traes “De los amores negados” al “Penultimo sueño“ y me entretienes pensando en “Lo que le falta al tiempo“… Porque ERES COLOMBIA y me llevas y me traes. . .

Leer más »
me rindo poesia chocolate bailable
Poesía

Me rindo

Escribo solo para decirte que hoy me rindo….   Me rindo a no ser perfecta, a la inseguridad que me provoca no saberlo todo, al susto que me da equivocarme, a creerme una persona incapaz a veces, a confesar que se me está olvidando la tabla de multiplicar y no sé dividir ni cómo se

Leer más »