poesía chocolate bailable bucear mujer buceando

Cosquillas líquidas de libertad

 

Cosquillas. La primera sensación siempre son las cosquillas en los pies. Ellos se revuelven juguetones mientras los granitos de arena se cuelan entre los dedos y un movimiento automático los hace hundirse sin que yo pueda decidir, como si quisieran crear raíces ¿será una necesidad?
 

En el camino hacia la orilla se deslizan por mi piel suspiros que se han quedado pendientes en las caderas, como faldas al viento. Me despojo también de cualquier artilugio que oprima o tape el corazón, no sé sentir cosquillas a medias.

 
Cuando su lengua lame por primera vez mis dedos un escalofrío me recorre de abajo arriba y vuelve a bajar. Ya no hay vuelta atrás, con la siguiente embestida y cada vez que llega una nueva ola, la piel de invierno se diluye. Me quedo allí, sintiendo la vida que llega de lejos, escuchando sus nuevas historias, sus reclamos, yo también te he echado de menos, le digo con las pestañas.
 
Pasados unos minutos todos mis poros han recordado quien es, su nombre, color, temperatura y el sonido de su rugir. Y es entonces cuando empiezo a sentir el abismo de la libertad.   Está cerca. Las cosquillas líquidas llegan al ombligo del mundo. Burbujeantes. El frío y la humedad me marean y me hacen perder el equilibrio durante unas olas.
 
Sigo adentrándome en sus brazos hasta que por fin… ¡me lanzo! Él se agarra descaradamente a mis pechos , a mi largo cuello y entonces pierdo la respiración, me sumerjo en el instante preciso en que vuelve una onda y se paran todos las arenas de relojes…es maravilloso bucear sabiendo que los peces me acompañan…
 

¡Maravillosas cosquillas líquidas de libertad!

 
Me fascinan esos segundos en que el mar, con su energía hacia la orilla me deja flotando,  yo que llego con mi impulso para abandonarme y así nos compensamos,  me mantiene suspendida, flotando, fluyendo ¿será así la sensación de volar?
 
En cada baño repito el mismo ritual una y otra ola, como si quisiera grabar en cada célula esa libertad cosquilleante, mi mente se aquieta, hasta mi imaginación se diluye y el descanso es tal que parece que hubiera nacido para vivir así…

 

Y todavía me preguntas tú:

 

¿por qué te gusta tanto el verano?

 

y la única respuesta que te tengo es:

 

¿y sí el paraíso fuera en realidad una sensación más que un momento o un lugar?

…a veces…

¿será que sabemos,

de verdad,

lo que nos hace sentir libres?

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

4 comentarios en «Cosquillas líquidas de libertad»

  1. Muy bien descrito todo éso que me gusta, lo que siento y lo que me engancha a pesar de vivir en un lugar donde el verano se alarga hasta la primavera.
    Cuando vuelvo a la playa después de tres o cuatro meses, siento que el frío océano y el maravilloso sol, llegan hasta los rincones que se han quedado fríos en mi alma y abren ventanas quedando y ventilado todo lo que soy.
    Besos y abrazos de verano

    Responder
    • Querida Tegala! Sí, a veces creo que no sabría darle valor a este tiempo si no cambiara a lo largo del año, en realidad necesito más los cambios de lo que creo, aunque sólo sea para añorar el agua, el sol y las buenas compañias como tú 😉 Más besos y abrazos…en breve!

      Responder

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

TÚ puedes birllar!

TÚ que ahora estas perdida en algún lugar de Kenya enredada en un proyecto solidario ayudando y entregando lo que tienes para dar, pero sobre todo recibiendo y absorbiendo esa energía que se apodera de ti cuando te conectas con gente que sabe sonreír, que ve y escucha el presente, el día a día como

Leer más »

Un poco mas libre, un poco mas igual

Lucia vive en un pueblo del interior con 6000 habitantes. Lucía tiene 16 años recién cumplidos y un novio al que adora. Igual que sus amigos estudia y estudia y sale los fines de semana pero sueña con volar lejos en cuanto cumpla 18 y pueda ir a la universidad. Sí, porque  Lucía quiere ir

Leer más »

De lo que eres y lo que das…

Porque a veces tienes tanto miedo de mostrar lo que eres que te quedas solo… Porque normalmente estas tan obsesionada en lo que te falta y te sobra que no ves lo que él necesita… Porque si al menos tuvieras un instante para parar en seco y mirarla a los ojos, sin miedo, sabrías que 

Leer más »