Parking de corazones

Tengo, desde hace unas semanas, un beso tuyo rondándome la boca.

Lo escucho aleteando lleno de vida, mientras busco aparcamiento para mi corazón.

Él es más rápido que yo buscando espacios.

Ha encontrado un lugar en uno de mis rizos, me observa, refugiado desde allí.

Yo sigo dando vueltas sintiendo que se me acaba el combustible.

Se ha encendido la luz de reserva.

¿Será que hay algún parking de corazones?

También hay una araña en mi escritorio. No he podido más que saludarla deprisa. Tengo tantas tareas que hacer…

¿Alguien más necesita un parking de corazones? ¡Qué levante la mano! 

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

1 comentario en «Parking de corazones»

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

Ilustracion Zita
Bailable

Un adiós loco de amor…!

  Le dio a “confirmar” y estaba lista, su billete de regreso estaba comprado. Ya no había marcha atrás…de repente en la garganta le quemó un beso por decir y supo lo que tenia que hacer.   Se pintó los labios de rojo, su rojo favorito, y por fin le escribió un mensaje   ”

Leer más »
Relatos cortos

La cruz de la moneda

  Llevaba una hora despierto en la cama dando vueltas. Era sábado y estaba envuelto en el sudor del calor del agosto madrileño y seguía temblando de frío. Había cerrado las cortinas y persianas la noche anterior pero un rayo de luz se empeñaba en decirle una y otra vez que ya era de día

Leer más »

La mujer que se olvido de SER y se encontró en la poesia

TÚ, mujer que llevas el mundo en las caderas que, si hubieras querido, hasta un fado eras capaz de mover ¿por qué te resististe tanto a dejar la salsa del amor para volar sola con el flamenco de abril? ¿En qué frontera imaginaria perdiste el apetito de los sueños imposibles? Sí, yo sé que te

Leer más »