Parking de corazones

Tengo, desde hace unas semanas, un beso tuyo rondándome la boca.

Lo escucho aleteando lleno de vida, mientras busco aparcamiento para mi corazón.

Él es más rápido que yo buscando espacios.

Ha encontrado un lugar en uno de mis rizos, me observa, refugiado desde allí.

Yo sigo dando vueltas sintiendo que se me acaba el combustible.

Se ha encendido la luz de reserva.

¿Será que hay algún parking de corazones?

También hay una araña en mi escritorio. No he podido más que saludarla deprisa. Tengo tantas tareas que hacer…

¿Alguien más necesita un parking de corazones? ¡Qué levante la mano! 

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

1 comentario en «Parking de corazones»

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

Slumdog Millionaire, reflexionando ando…

Has visto la película Slumdog Millionaire? Si estuviste atent@ a ultima entrega de los premios Oscar habrás visto que fue la gran vencedora con 8 estatuillas incluyendo la de mejor película. Desde mi punto de vista consigue mezclar de forma agridulce una de las realidades mas complicadas y entristecedoras que he visto en los últimos

Leer más »
fresas poesia chocolate
Poesía

Un mordisco de fresa

  Escribo solo para decirte que hoy me despertó la impaciencia por besarte y se me sube desde los pies, y se me aloja por debajo del ombligo, en realidad sospecho que quiere quedarse entre mis piernas. Escribo solo para decirte que el limonero del jardín ya tiene hojas. Que después del desayuno sin ti

Leer más »

Donde quiera que estés…

Donde quiera que estés, te gustará saber que aún guarda aquel corazón partido que le regalaste en un San Valentín, como recuerdo del dolor que le hiciste sentir cuando dejaste el suyo en mil pedazos. . .y cada vez que lo ve  siente la misma emoción que sentía cuando te veía esperando en la puerta

Leer más »