Parking de corazones

Tengo, desde hace unas semanas, un beso tuyo rondándome la boca.

Lo escucho aleteando lleno de vida, mientras busco aparcamiento para mi corazón.

Él es más rápido que yo buscando espacios.

Ha encontrado un lugar en uno de mis rizos, me observa, refugiado desde allí.

Yo sigo dando vueltas sintiendo que se me acaba el combustible.

Se ha encendido la luz de reserva.

¿Será que hay algún parking de corazones?

También hay una araña en mi escritorio. No he podido más que saludarla deprisa. Tengo tantas tareas que hacer…

¿Alguien más necesita un parking de corazones? ¡Qué levante la mano! 

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

1 comentario en «Parking de corazones»

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

Del deseo, la e-mocion y el movimiento

Como una tormenta de arena en medio del desierto como el movimiento de las olas que nunca para como ese corazón que late incluso cuando está durmiendo. Como ese amor imposible que de todas formas te da alas como ese tango argentino que hace que TU cuerpo quiera bailar pero solo si es en su

Leer más »

Cumpliendo 35: aprendiendo a dibujar, jugar. . .

Una de las cosas que más me gusta de este espacio es que puedo ser como realmente soy, que para eso es mi casa, por eso me gusta venir a celebrar mis cumpleaños contigo.  Esta vez llego un poco tarde, ya fue el lunes, pero de todas formas te traigo las energías que me acompañan

Leer más »
Poesía chocolate Bailable
Poesía

También han regresado las moscas

Escribo solo para decirte que amaneció soleado, luego hubo tormenta, más tarde volví a ver el sol, que mi cuarto huele a jazmín, hemos recogido las primeras flores del patio. Escribo solo para decirte que mi ultima abuela se ha ido. Para siempre. Viví el instante mágico de su última inspiración. Olía a paz, amor

Leer más »