Amor bailable

Allí estaba yo como cada jueves a las 19:55 subiéndome a mis zapatos de flamenca y adentrándome en mi falda de volantes. Los tres primeros meses de embarazo ya habían pasado pacíficamente y desde hacía dos semanas había recuperado mis rutinas de bailadora. No tenía la misma precisión de movimientos pero el embarazo me regalaba una sensación de libertad al bailar que desconocía. Antes de que todas mis compañeras estuvieran listas mi profesora, Juana,  se acercó  a mí con una delicadeza y un aire voluptuoso. Me pidió que fuéramos un segundo al pasillo pues quería comentarme algo. Pensé que sería algún detalle relacionado con la función benéfica que se celebraría en dos semanas y aún teníamos que resolver pequeños arreglos de los trajes, sobre todo yo. Pero no fue así. Sus palabras se me quedaron pegadas a la piel como miel derramada, dulce pero extremadamente pegajosa, no supe qué decirle. Volvimos a la sala y comenzamos la clase. Entre taconeos y brazos enredándose en el aire o en las faldas, Juana se quedaba en mis curvas, no podía seguir a las demás y misteriosamente no me importó.

 

Alguna fuerza extraña hizo que durante una hora mi sensualidad se contonease a ritmo de fandangos. Mis pechos ya cargados de una gran dosis de instinto maternal pareciera que se querían salir del escote que Juana recorría con su boca en la distancia. No era solo deseo lo que se desprendía de sus pupilas sino un amor que me juró repentinamente antes de comenzar la clase. Un olor a azahar, como la primavera que yo llevaba en la barriga, inundó aquel lugar y el resto de las alumnas se fueron contagiando de mi capacidad para bailar de una forma liviana, despreocupada y feliz. Sin querer, el corazón de Juana marcó por fin un compás que todas supimos seguir a la perfección, sin perder un paso, una punta o una media, sonábamos con una armonía que hasta la fecha nunca habíamos conseguido y así pasó veloz la hora de clase que se quedó suspendida en el aire como ropa tendida al sol.

 

Salí con sus palabras revoloteando a mi alrededor “me he enamorado de ti” y sin saber muy bien el significado que debería darle me acaricié la barriga y supe que a mi bebe, ¿ella o él?, también le había gustado sentirse amado.

 

…a veces
solo juego a imaginar
bailando con las palabras
para enredarte
en volantes
de emociones. . .

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

10 comentarios en «Amor bailable»

  1. @KATREyuk: me alegra que te haya gustado y que te hayas quedado con esa sensación libertad y pureza 😉 Otro abrazo y gracias por venir!

    @Juan: así es…desde las entrañas creo que deberíamos hacer todo…no hay forma de fallar, porque así es como somos auténticos 😀 Besos y gracias por venir, bailar y sentir!

    Responder
  2. Gracias Geminiana! Este texto salio de un ejercicio del taller de cuentos que estoy haciendo, una hipótesis fantástica, ¿te acuerdas? esta era “qué pasaría si un día alguien que conoces se enamora de ti”. Después de muchas vueltas…tuve un momento de inspiración y salió casi del tirón 😀 Un beso morena y gracias por estar ahí, tan cerca! 😉

    Responder

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

Donde la tristeza. . .

Donde la tristeza hay un árbol desnudo rodeado de hojas secas esperando a que te tumbes en esa alfombra castaña y seas… Donde la tristeza hay un cajón lleno de recuerdos vividos y una maleta repleta de emociones viejas… Donde la tristeza hay un corazón cansado que late despacio para que no le duela… Donde

Leer más »

De la Familia y la Navidad

  Querido lector, TU que me lees quizás estés pensando en pasar las Navidades en Familia y sea como sea la tuya espero que seas feliz. . . Hay familias grandes o pequeñas familias de sordos que no se entienden o mudos que no se enteran. Hay familias con perros algunas con leonas (que nunca se

Leer más »
Relatos cortos

Flores voladoras. . .

Asustada y con sensación de asfixia, Elsa, se quitó los zapatos, después los pantalones y por último la blusa. Empeñada en su tarea se miraba y daba vueltas sobre sí misma, necesitaba estar desnuda para meterse en la cama y sustituir al hombre que estaba a punto de despertarse para que el sueño pudiera continuar.

Leer más »