Una historia de amor eterno

Tercer día consecutivo yendo a la misma librería.

Hoy, ella camina en unos vaqueros gastados y zapatillas deportivas. Una camiseta rosa palo con la frase en la espalda “si no puedo bailar no es mi revolución”, hacía que él quisiera aprender a bailar. Un mechón de cabello pelirrojo insistía en esconder la mitad de su rostro dibujando una onda, larga y suave, como su propia silueta.

Él cogió el primer libro que le llamó la atención, Siddhartha está vez, y se sentó en el sofá cerca de la entrada de la librería. La observaba deleitándose al ver como atendía a los clientes y ordenaba libros. Esa mujer convertía gestos simples en un arte.

Después de ojear varias páginas tomó una bocanada de aire y decidió levantarse. Caminó hacia ella. Lo hizo muy despacio. Al otro lado del mostrador ojos verdes y labios de fresa pronunciaron las palabras mágicas: “puedo ayudarte en algo”.

– Ah… pues , verás… no se casi nada de ti: Imagino cosas. Que duermes en una cama de flores silvestres, que bebes rocío de la mañana de Alaska, que a veces no andas, levitas y que cultivas corazones solitarios que se convierten en enredaderas… y ¿sabes qué? Me encantaría descubrir todo lo demás.

Ella esbozó una media sonrisa y en su respuesta selló una historia de amor.

– Gracias, pero creo que deberías empezar por asistir a nuestros talleres de poesía, se te da realmente bien. Por lo demás estoy felizmente casada y eso es lo único que te puedo desvelar.

La historia de amor con la poesía fue eterna.

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

Cada corazón merece una oportunidad…

Con el sol de abril florecen los campos tu acabas de irte Querida tía Belén, Escribo sólo para decirte que te hemos despedido todos juntos  y parece que hubiéramos encontrado una nueva forma de abrazar o ¿nos la enseñaste tú? Que Lucía y Diego te echan mucho de menos, como todos  nosotros: hermanos, madre,  sobrinos,

Leer más »

De mujeres viajeras, cuentos y mi abuela

Hace unos meses te contaba que había descubierto una página dedicada a las Mujeres Viajeras, te acuerdas? Te decía que era un espacio donde podrías compartir experiencias de mujeres que están perdidas en algún rincón del mundo, que han vuelto de algún viaje inolvidable o están a  punto de irse… Desde entonces allí me he

Leer más »

Si Dios fuera Mujer – Mario Benedetti

Si Dios fuera Mujer Mario Benedetti ¿Y si Dios fuera mujer? pregunta Juan sin inmutarse, vaya, vaya si Dios fuera mujer es posible que agnósticos y ateos no dijéramos no con la cabeza y dijéramos sí con las entrañas. Tal vez nos acercáramos a su divina desnudez para besar sus pies no de bronce, su

Leer más »