Un toque de canela

un toque de canela

Me gustan los domingos en España, los domingos de verano con paella y El País Semanal…

Me gusta escaparme de vez en cuando y pasar la frontera sin que nadie me vea y llegar a esa casa donde me esperas TU con tus plantas y TU deliciosa paz que nos hace sentir a muchos como si al llegar a ese rincón de Extremadura estuviésemos llamando a las puertas del cielo…

Me gustan los desayunos al sol, las tardes en el patio poniendo al día las conversas y me gustan mucho las sobremesas de película como la de este domingo con un toque de canela

Estoy convencida de que la cocina, aunque no soy muy buena cocinera, tiene poderes milagrosos en nuestro estado de ánimo y sin duda una vez mas una historia como ésta me ha llevado a otros lugares y me ha dejado ese sabor dulce y amargo que dejan siempre las cosas buenas…

En medio de un conflicto heredado entre griegos y turcos el pequeño Fanis descubre de la mano de su abuelo las propiedades de las especias y ademas su relación con la astronomía. A los 7 años se ve obligado a dejar Estambul para vivir en Grecia y a sus 40 años, cuando ya es un consagrado profesor de astronomía hace ese viaje a la inversa. Fanis conduce al espectador en un delicioso paseo por los sentidos, el amor, los corazones divididos, así como el tuyo, así como el mio, por las reglas que establecen lineas que dividen los territorios y las pequeñas cosas escondidas de la vida que él nos va mostrando con pequeños trucos…

Una de mis escenas favoritas es cuando Fanis cuenta que su abuelo decía que la palabra Gastrónomo contiene la palabra astrónomo y así las clases de astronomía contenían especias. Mientras el abuelo le da especias para probar le pide a Fanis que vaya pensando en astros y así él relaciona la pimienta con algo caliente, el sol, la canela con venus porque es dulce y amarga como todas las mujeres, la sal con la vida y la tierra, porque ambas necesitan la sal para ser mas sabrosas. Ademas le dice también que no deje de ver las estrellas para encontrar las cosas ocultas, le dice  que en la vida como en las estrellas hay cosas que no se ven , y  esto sucede como en la comida que tiene condimentos como la sal que no se ve pero se siente…

Después de haber conocido esta historia tendré que cambiar la receta de mis albóndigas y añadirle un toque de canela porque según el abuelo de Fanis, la canela hace que la gente esté mas comunicativa y que se mire a los ojos…

Mientras regresaba escondida esta mañana, volviendo a cruzar esa línea imaginaria, vi como algunos pueblos de un lado y de otro despertaban, vi como ponían las calles, las luces se apagaban y como los amantes escondidos volvían a sus casas, con ese sabor agridulce de haberle robado una noche mas al tiempo y de no saber si mañana podrían volverse a escapar…mientras todo eso sucedía y yo seguía viajando escondida recordaba a Fanis y a su eterno amor bailando para él. Ella se movía feliz porque él había compartido con ella el secreto para cocinar mejor, era simplemente un toque de canela…

Aquí te dejo un vídeo donde puedes ver algunas escenas, no está en español pero en el minuto 1:26 podrás ver como Fanis le pide que baile para él a cambio de revelarle su secreto de cocina…

…a veces…

intentando descubrir

las cosas ocultas de la vida

como la sal de la comida

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

12 comentarios en «Un toque de canela»

  1. Ainda não vi este filme, mas com uma descrição destas, (bem ao teu estilo), não vou descançar até o ver!!!
    Acho interessante misturar aromas e sabores para falar de sentimentos…
    As especiarias, esses ingredientes mágicos, vão continuar a fazer parte da nossa cozinha… porque o melhor é aquilo que se sente e não se vê 😉
    beijinhos e continua assim…

    Responder
  2. Me alegro que te dejaras envolver por la magia de la canela, de las músicas turcas y los olores de Atenas. Podemos ser gastrónomas que viajan por el mundo para observar el cielo e identificar especias que enriquezcan nuestra vida. En este patio de aromas todavía se escuchan tus ganas mezclar bailes y sabores…

    Responder
  3. Me alegro yo de que me “engañaras” para ver esa película y me llevaras hasta esos lugares mágicos que ya has visitado, tenemos una visita pendiente a Grecia y Turquía juntas!
    En mi cabeza también están aún muy vivas la paz y las flores de ese patio, vosotras dos!
    Mas besos!

    Responder
  4. Jesusita me dice por e-mail:
    Angela: Si alguien quiere conocerte, basta que lea tus deliciosos “Chocolates Bailables”. Creo que ya dan para hacer un libro.
    Felicitaciones y gracias,
    Jesusita

    Mil gracias por leerme siempre y por estar ahí, espero que nos veamos pronto, muchos besos para todos!

    Responder
  5. la musica, la cocina, los olores, las imagenes, los lugares con encanto….yo estoy encontrandome con letras y con musica de chambao…pokito a poko entendiendo que no vale la pena andar por andar, que es mejor caminar pa ir creciendo….besos de verano

    Responder
  6. Hola Barbara!
    Que alegría encontrarte por aquí, que me feliz me hace tu visita!
    Me gusta mucho esa canción, y me gusta lo que transmite…porque es una buenísima filosofía de vida y espero que paso a paso vayas encontrando todo lo que quieres y aprecies en el camino los pequeños detalles y claro…no te olvides de oler las flores!
    Mil besos para ti y mi pequeña paixão, Daniela!

    Responder
  7. Hola Angela…, hoy no te voy a hablar de tus post, no hablaré de las hierbas aromaticas que utilizo para aromatizar las carnes, algo así como un empeño infantil de que la carne sepa a monte, a tomillo, a romero, a naturaleza…, tampoco como mucha, pero la necesito despues de las largas pedaladas.
    Hablaria de ti, de tu forma de escribir…, ya te lo comenté alguna vez, y lo hago ahora, hablaria de estilo, de maneras literarias…, pero todo eso existe gracias a tus ojos, a tus sentidos…,escribes con ellos a flor de piel, escribes sonriendo, gozosa y dulce, escribes desde dentro y sin verguenza, sin timidez, susurrando, contando lo que ves en voz baja, al oído de los que te leemos…, y nos lo creemos, creemos que escribes solo para nosotros, solo, solo, solo…, para nosotros.
    Un besito…, dulce inquieta, que sigues cambiando de imagen en la red como los bosques cambian con los frios, con las lluvias, con el calor, con la primavera, con el otoño, con el viento, al anochecer, cuando el sol asoma……………

    Responder
  8. Ay Pedro! parece que me lees por dentro…captas toda la esencia de lo que voy dejando enredado entre líneas pero sobre todo tienes una forma de escribir que transmite muchisimo y escribes tan bien! Me encantan tus visitas ahora ire a visitarte yo a ti…
    Besos!

    Responder
  9. Maravilloso, ese toque de canela… canela en el desayuno para empezar el día enérgica y con sonrisas, canela en infusión para recordar al cuerpo que somos femeninas y que todo debe funcionar en femenino por ahí dentro, canela en la comida para hacer diferente lo que siempre hacemos igual, canela en la merienda para sorprender y canela en la cena para amar.

    Un abrazo maravilloso con la esencia de la canela

    Responder
  10. Hola Tegala!
    Pues sí, que rica la canela, así en pequeños toques…canela en la cena para amar…me gusta…:D
    Otro abrazo maravilloso con mas esencia de canela y gracias por pasar por aqui!
    Ángela

    Responder

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

poesia chocolate bailable
Poesía

La vida que no tendremos – te leo un poema

Respira, te digo bajito. Tú no me haces caso. Incontenible, quieres darme de una sola vez todos los besos que tu boca guarda en la punta de la lengua para mi. Mírame, te pido. Se encienden tus pupilas que vienen grises, hostiles de tanta  ciudad, y buscas como un niño chico el más preciado de

Leer más »
Poesía

Ella, la que decide la duración de cada segundo

Ella  conduce mi curiosidad, a cada momento, marcando el swing y las veces que vuelan las sinapsis de mi imaginación. ¡Tan veloz ella y tan lenta la vida en la calle! Y entonces… tic, tac, tic, tac… …mientras las veo pasar, a las horas que caminan como gatas gordas, recuerdo que por dentro yo voy rápida como abeja que va de flor en flor y que tu olor

Leer más »
Relatos cortos

La cruz de la moneda

  Llevaba una hora despierto en la cama dando vueltas. Era sábado y estaba envuelto en el sudor del calor del agosto madrileño y seguía temblando de frío. Había cerrado las cortinas y persianas la noche anterior pero un rayo de luz se empeñaba en decirle una y otra vez que ya era de día

Leer más »