Todavía

Escribo solo para decirte
que he trasplantado la orquídea.
Con cuidado,
intentando no tocar
sus raíces verdes.
Regándola después
con té de sauce.

Quise explicarle
que, a veces,
tenemos que mudar de casa,
de piel
y en ese cambio
hay partes nuestras
que se quedan atrás.

Lo hice temprano,
en la mañana,
para estar más fresca.
Aún así,
no pude evitar romper
uno de los brotes
que iba a nacer.

Le pedí disculpas.
Sinceras.
Y entonces me di cuenta
de que yo también
he perdido oportunidades
de multiplicarme.
Sin embargo
todo ello me ha traído hasta aquí
donde respira y florece mi casa
y mi corazón late
extendiendo sus raíces infinitas.

PD: ahora tengo una planta de albahaca
en el balcón.
Cuando la huelo
recuerdo nuestro viaje a Italia.
Ese que nunca hicimos.
Todavía.

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

Del deseo, la e-mocion y el movimiento

Como una tormenta de arena en medio del desierto como el movimiento de las olas que nunca para como ese corazón que late incluso cuando está durmiendo. Como ese amor imposible que de todas formas te da alas como ese tango argentino que hace que TU cuerpo quiera bailar pero solo si es en su

Leer más »
Relatos cortos

Flores voladoras. . .

Asustada y con sensación de asfixia, Elsa, se quitó los zapatos, después los pantalones y por último la blusa. Empeñada en su tarea se miraba y daba vueltas sobre sí misma, necesitaba estar desnuda para meterse en la cama y sustituir al hombre que estaba a punto de despertarse para que el sueño pudiera continuar.

Leer más »

Creer en cosas imposibles antes de desayunar

“Mi padre solía decir que él creía en seis cosas imposibles antes de desayunar…” “Uno: hay una poción que te puede hacer encoger; dos: y un pastel que te puede hacer crecer; tres: los animales hablan; cuatro: los gatos pueden desaparecer; cinco: hay un lugar llamado País de las Maravillas, y seis: puedes matar al

Leer más »