Chocolate bailable

Malabarismos o de cómo hacer el amor en un circo. . .

No sucede todos los días que en medio de un circo se ve a un hombre y a una mujer haciendo el amor y es que eso sólo es posible una vez cada más de 100 años, cuando unos ojos aprecian un espectáculo como realmente es.
No sucede todos los días que dos cuerpos, pequeños y ágiles, se amen, usando toda su elasticidad y fuerza bruta, para hacerte creer que juegan enredados en una cuerda mientras se rinden a la magia de suspenderse en el aire.
No sucede todos los días que ella, de piel casi transparente, se deja elevar hasta lo más alto, dirigiendo él, desde el suelo, la ascensión con sus poderos brazos, cargados de pasión y amor dulce, lento primero, suave como caricia que solo pretende mecer, rápido después, como baile que pierde control ganando fuego.
No sucede todos los días que ella vuele ondeando como sirena, pura sensualidad curvilínea, entregándose al placer de saber entregarse, confiando tanto en ese robusto hombre como en el aire que la envuelve,  mientras él disfruta  esperando el instante de elevarse también.
No sucede todos los días que cuando ella está en lo más alto, girando con la intensidad de un grito ahogado, colgando de su cintura, él se suelte también, como viento enfurecido, desenredando el torbellino de una caída irremediable hasta un abismo sin red donde ambos se unen en un abandono de la razón consentida y el suspiro de quien contempla un juego tan peligroso como simple.
Y es que no ocurre todos los días que en medio de un circo se ve a un hombre y a una mujer haciendo el amor como cualquier otro malabarismo.

 

 

…a veces…
cuentista…

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

7 comentarios en «Malabarismos o de cómo hacer el amor en un circo. . .»

  1. Pues está en la lista de pendientes desde hace ya tiempo, incluso era uno de los motivos para querer ir a Las Vegas! Gracias por ponerle poesía a las imágenes!
    Abrazo suspendido en el aire

    Responder
  2. Shubhaa, pues yo tuve la suerte de verlo en mi última visita a Madrid y fue precioso…bueno a la vista está, que se me quedó enredado en palabras e imágenes en el corazón 😀 Se recomienda a todo el mundo. Me gustan esos abrazos y mucho! Gracias! Te envio otro igual!

    KATREyuk: otro abrazo para ti tambien chico sonriente y soñador…

    Responder
  3. En el espectáculo de alegría que yo vi en diciembre hay una pareja que como tú sueñas también hace el amor en el aire, me pareció una complicidad mágica, como si estuvieran ambos en otra dimensión y al mismo tiempo su fragilidad les mostrara aún más humanos… entregarse, entregarte, como tú en cada regalo que nos traes aquí!
    Beso

    Responder

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

chocolate bailable
Chocolate Bailable

Lectura de relatos y cuentos …

De repente el 2017 se ha instalado en mi vida y no había venido ni a saludarte…¿el mes de enero se te ha pasado tan rápido como a mi?   Supongo que habrás escrito en algún papel todos los propósitos del nuevo año para después guardarlo en una caja, que abrirás de vez en cuando…¿me

Leer más »
corto dime que yo pareja
Creatividad

Dime que yo. . .

“-Dime que te parezco hermosa. -Dime que vas a ser mía. -Dime que me quieres. -Dime que no me vas a abandonar nunca. -Dime que no vas a dejar que te abandone. -Dime que nunca jamás habrá otro hombre. -Dime que no vas a pedirme nada que no quiera darte. -Dime que no vas a

Leer más »
Poesía

Las hojas no caen, se sueltan

Las hojas no caen, se sueltan…. Siempre me ha parecido espectacular la caída de una hoja. Ahora, sin embargo, me doy cuenta que ninguna hoja “se cae” sino que llegado el escenario del otoño inicia la danza maravillosa del soltarse. Cada hoja que se suelta es una invitación a nuestra predisposición al desprendimiento. Las hojas

Leer más »