Las hojas no caen, se sueltan

Las hojas no caen, se sueltan….
Siempre me ha parecido espectacular la caída de una hoja.
Ahora, sin embargo, me doy cuenta que ninguna hoja “se cae”
sino que llegado el escenario del otoño inicia la
danza maravillosa del soltarse.

Cada hoja que se suelta es una invitación a nuestra predisposición
al desprendimiento.
Las hojas no caen, se desprenden en un gesto supremo de generosidad
y profundo de sabiduría:
la hoja que no se aferra a la rama y se lanza al vacío del aire
sabe del latido profundo de una vida que está siempre en movimiento
y en actitud de renovación.

La hoja que se suelta comprende y acepta que el espacio vacío
dejado por ella
es la matriz generosa que albergará el brote de una nueva hoja.
La coreografía de las hojas soltándose y abandonándose
a la sinfonía del viento
traza un indecible canto de libertad y supone una interpelación
constante y contundente
para todos y cada uno de los árboles humanos que somos nosotros.

Cada hoja al aire que me está susurrando al oído del alma
¡suéltate!, ¡entrégate!, ¡abandónate! y ¡confía!.
Cada hoja que se desata queda unida invisible y sutilmente
a la brisa de su propia entrega y libertad.
Con este gesto la hoja realiza su más impresionante movimiento
de creatividad
ya que con él está gestando el irrumpir de una próxima primavera.

Reconozco y confieso públicamente,
ante este público de hojas moviéndose al compás del aire de la mañana,
que soy un árbol al que le cuesta soltar muchas de sus hojas.
Tengo miedo ante la incertidumbre del nuevo brote.

Me siento tan cómodo y seguro con estas hojas predecibles,
con estos hábitos perennes,
con estas conductas fijadas, con estos pensamientos arraigados,
con este entorno ya conocido…

Quiero, en este tiempo, sumarme a esa sabiduría,
generosidad y belleza de las hojas que “se dejan caer”.
Quiero lanzarme a este abismo otoñal que me sumerge
en un auténtico espacio de fe,
confianza, esplendidez y donación.

Sé que cuando soy yo quien se suelta, desde su propia
consciencia y libertad,
el desprenderse de la rama es mucho menos doloroso y más hermoso.
Sólo las hojas que se resisten, que niegan lo obvio,
tendrán que ser arrancadas por un viento mucho más
agresivo e impetuoso
y caerán al suelo por el peso de su propio dolor.

 

***
Las hojas no caen, se sueltan.
Texto original de José María Toro,
extraído del libro “La Sabiduría de Vivir”

 

 

…a veces…

¿será que tú mism@

puedes convertirte 

en hoja que se suelta?

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

chocolate bailable
Relatos cortos

Cuatro naranjas

Cuatro naranjas  en un frutero de cerámica alargado, mitad amarillo, mitad verde. Ese era su centro de mesa y le gustaba tenerlo en el comedor de su casa. No lo iba a cambiar sólo porque su nueva inquilina lo decidiera. En realidad Irina no decidía nada, simplemente era alérgica a las naranjas y punto, pero

Leer más »

Descubriendo a Lila Downs

Gracias a mi hermana Virginia, descubro hace unos días a Lila Downs, lo que me estaba perdiendo! Busco en Internet sobre ella y descubro que en la Wikipedia ya tienen su historia: “Lila Downs (1968 en Heroica Ciudad de Tlaxiaco, Oaxaca, México) es una cantante mexicana. Compositora y cantante especializada en música mexicana y de

Leer más »
Ilustracion Zita
Bailable

Un adiós loco de amor…!

  Le dio a “confirmar” y estaba lista, su billete de regreso estaba comprado. Ya no había marcha atrás…de repente en la garganta le quemó un beso por decir y supo lo que tenia que hacer.   Se pintó los labios de rojo, su rojo favorito, y por fin le escribió un mensaje   ”

Leer más »