Las hojas no caen, se sueltan

Las hojas no caen, se sueltan….
Siempre me ha parecido espectacular la caída de una hoja.
Ahora, sin embargo, me doy cuenta que ninguna hoja “se cae”
sino que llegado el escenario del otoño inicia la
danza maravillosa del soltarse.

Cada hoja que se suelta es una invitación a nuestra predisposición
al desprendimiento.
Las hojas no caen, se desprenden en un gesto supremo de generosidad
y profundo de sabiduría:
la hoja que no se aferra a la rama y se lanza al vacío del aire
sabe del latido profundo de una vida que está siempre en movimiento
y en actitud de renovación.

La hoja que se suelta comprende y acepta que el espacio vacío
dejado por ella
es la matriz generosa que albergará el brote de una nueva hoja.
La coreografía de las hojas soltándose y abandonándose
a la sinfonía del viento
traza un indecible canto de libertad y supone una interpelación
constante y contundente
para todos y cada uno de los árboles humanos que somos nosotros.

Cada hoja al aire que me está susurrando al oído del alma
¡suéltate!, ¡entrégate!, ¡abandónate! y ¡confía!.
Cada hoja que se desata queda unida invisible y sutilmente
a la brisa de su propia entrega y libertad.
Con este gesto la hoja realiza su más impresionante movimiento
de creatividad
ya que con él está gestando el irrumpir de una próxima primavera.

Reconozco y confieso públicamente,
ante este público de hojas moviéndose al compás del aire de la mañana,
que soy un árbol al que le cuesta soltar muchas de sus hojas.
Tengo miedo ante la incertidumbre del nuevo brote.

Me siento tan cómodo y seguro con estas hojas predecibles,
con estos hábitos perennes,
con estas conductas fijadas, con estos pensamientos arraigados,
con este entorno ya conocido…

Quiero, en este tiempo, sumarme a esa sabiduría,
generosidad y belleza de las hojas que “se dejan caer”.
Quiero lanzarme a este abismo otoñal que me sumerge
en un auténtico espacio de fe,
confianza, esplendidez y donación.

Sé que cuando soy yo quien se suelta, desde su propia
consciencia y libertad,
el desprenderse de la rama es mucho menos doloroso y más hermoso.
Sólo las hojas que se resisten, que niegan lo obvio,
tendrán que ser arrancadas por un viento mucho más
agresivo e impetuoso
y caerán al suelo por el peso de su propio dolor.

 

***
Las hojas no caen, se sueltan.
Texto original de José María Toro,
extraído del libro “La Sabiduría de Vivir”

 

 

…a veces…

¿será que tú mism@

puedes convertirte 

en hoja que se suelta?

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

Cómo florecer habiendo muerto. . .

Ayer después de muchos intentos decidí que una de mis orquídeas (la última que tenía) estaba muerta. Mi madre y yo habíamos hecho lo posible por salvarla cambiándola de lugar, la llevamos por toda la casa, ahora más luz, ahora menos luz, ahora más humedad, ahora menos. . .pero no resistió y creo que la

Leer más »
Chocolate Bailable poesía Galeano
Poesía

De la eterna confusión: Teología 3 (Eduardo Galeano)

No sé porqué en estos días me preguntaba yo dónde hubo algún error de comunicación, un fallo en la transmisión, en el oído, en las palabras mal entendidas para que tantos y tantos hayan(mos) sufrido la tristeza y la frustración de sentir intensamente en una dirección y caminar en la opuesta…Hace ya algún tiempo que

Leer más »
poesia chocolate bailable
Poesía

Si no fueras mujer y fueras una mimosa…

  Si no fueras mujer serías árbol, pero no uno cualquiera, más bien una mimosa espléndida en flor, frondosa y profundamente enraizada en la tierra.    Si no fueras mujer y fueras una mimosa darías una sombra fresquita, como la de marzo, para todo aquel que necesitase descansar y tendrías un olor dulce y nada empalagoso,

Leer más »