Instrucciones para despertarse despacio un domingo

Nota: esta actividad es válida para cualquier persona y edad. Solo es necesario atreverse.

Antes de acostarse dejar la persiana bajada, no del todo. La velocidad del amanecer irá entrando por las rendijas y por su piel de forma paulatina, como los besos de un buen amante.

Saludar en silencio, aun con los ojos cerrados, al sol, las nubes, o cualquier elemento que esté en el cielo. Poner especial atención a los pájaros. Ellos están ahí aunque no pueda verlos.

De forma lenta pero constante, deslícese a lo largo de la cama. Mueva piernas, brazos, cambie de posición suavemente. Esta es una de las partes más importantes pues nuestra alma, después del sueño, ha de volver al cuerpo. Este movimiento la atraerá como el olor a café recién hecho.

Los ojos deben abrirse despacio y a ratos, volver a cerrarse. El mundo de los sueños y la realidad no tienen casi nada en común. La mente necesita su tiempo para identificar en cuál de ellos le corresponde estar en este momento.

Recomendable sonreír mientras sigue deslizándose entre las sábanas. El truco para hacerlo consiste en recordar con GRATITUD que una deliciosa cama ha sostenido su cuerpo y sus sueños durante toda la noche. En realidad si es usted lo suficientemente atrevido/a puede adentrarse, en ese mismo momento, en la profundidad de la gratitud y extenderla a todas las cosas, personas y momentos valiosos que hay en su vida.

Debo advertirle que si practica esto puede notar algún efecto secundario como aceleración en el latido de su corazón o felicidad repentina inesperada. 😍

Practique este ejercicio con moderación y si los síntomas resultan desbordantes concéntrese en su respiración. Ella sabrá cómo llevar las riendas.

Por último y antes de incorporarse, puede darse los buenos días para experimentar el sonido de su voz desde la cama. Le sorprenderá.

Esta actividad puede realizarse solo/a o en compañía.
Si finalmente consigue dominar la práctica y se siente con seguridad y confianza, puede extenderla al resto de los días de la semana.

Una última advertencia, si lo logra, tenga en cuenta que sus días podrán cambiar radicalmente y ser inmensamente felices.

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

La cenicienta que no queria comer perdices

Hace un rato estaba hablando con mi hermana Virginia de lo perdidas que están algunas mujeres hoy en día y de lo difícil que es reinventar el cuento de la cenicienta…, en general llevamos tanto tiempo sin darnos la oportunidad de SENTIR, DECIR, HACER… determinadas cosas que cuando nos damos cuenta de que necesitamos SENTIRLAS,

Leer más »

El presente de poder sembrar el futuro…

En Mayo del año pasado la serendipia me llevaba a aterrizar en un proyecto recién nacido. Nada que ver con mi profesión anterior o ¿quizás sí? En realidad mi vida también estaba recién estrenada y yo andaba sumergida en cambios, formándome para reinventarme, no porque otros hubieran decidido por mi, sino porque yo, finalmente, así lo había decidido. De

Leer más »
poesia chocolate bailable
Poesía

La vida que no tendremos – te leo un poema

Respira, te digo bajito. Tú no me haces caso. Incontenible, quieres darme de una sola vez todos los besos que tu boca guarda en la punta de la lengua para mi. Mírame, te pido. Se encienden tus pupilas que vienen grises, hostiles de tanta  ciudad, y buscas como un niño chico el más preciado de

Leer más »