poesia descomplicar Ana Carolina

Descomplicar el amor, descomplicar la vida

Desde el corazón deshojado del invierno, escribo solo para decirte que el amor, que la vida, no pueden ser complicados.

 

Hace días que me despierto entre las luces de navidad que aparentan ser un hogar al que volver y casi nunca lo son. Estos días me suenan a canciones refugio, huelen a regalos vacíos y a prisas buscando chimeneas que ya no tienen fuego. Hace tiempo que se apagó. No quedan árboles que puedan crepitar por nosotros.

 

Una vez más, desde las entrañas de ese músculo expuesto y desprotegido, siento las chispas de esa lumbre que no prende, no hay fuelle que lo avive, ni aire que le de comida y entonces todo se vuelve complicado.

 

Desde ese mismo corazón deshojado del invierno me pregunto:

¿qué más tiene que ocurrir para que el amor sea?  

 

Porque el amor solo es. Como nosotros. Sin adjetivos. Sin condiciones. Y sin embargo se nos sigue escurriendo entre los dedos.

 

Entonces, como si de algo mágico se tratara, una certeza, que habita en ese órgano terco y valiente, llega como el sol de verano, encendiendo todas las habitaciones, ahora sí, con una luz auténtica, de esas que también dan sombras. El amor no puede ser complicado.

 

Donde hay amor estamos, somos presencia.

 

Donde amamos honramos, somos y nos sentimos honrados.

 

Donde hay amor cuidamos, somos y nos sentimos cuidados.

 

Donde hay amor compartimos, nos compartimos.

 

Donde hay amor hay belleza, somos belleza.

 

Donde no hay miedo no hay complicación.

 

Donde  hay amor no hay miedo.

 

Donde hay amor hay vida.

 

¡Vivamos!

 

Y entonces una pregunta se siembra, en ese lugar dónde la chispa de una certeza ha encendido una pequeña llama, para sobrevivir al invierno:

 

“¿Para qué servimos si no es para amar?”

 

 

 

Ana Carolina – Descomplicar 

Porque você não é fácil
Eu também só complico
Não quero mais me explicar
Pra que sirvo eu se não for para amar

O Seu abraço
Tudo penso nada digo
Deixa o silêncio falar
Pra que sirvo eu se não for para amar

E no desencontro dessa estrada
É que a gente sabe se encontrar
Me pegue, me alegre, me ame, devagar

E na solidão da madrugada
Nosso amor só quer descomplicar
Não fale, me cale, me ame, sem pensar
Sem motivo e sem querer
Nosso amor me faz metade de você

Me queira, inteira, sem pressa e nem porque
Porque você não é fácil
Eu também só complico, não quero mais me explicar
Pra que sirvo eu se não for pra amar.

…a veces…

¿será que podemos descomplicar 

el amor y la vida

y ser felices?

 

Si te ha gustado ¡comparte!

chocolate bailable

No te pierdas ningún chocolate bailable

Soy Angela

En este espacio me he dado el permiso de jugar con las palabras, la imaginación y la creatividad…

Mientras no estoy aquí me dedico a crear igualmente, acompaño a profesionales del desarrollo personal para que su proyecto de corazón tenga formato digital. He puesto mis conocimientos en diseño web, marketing digital y creatividad al servicio de personas que ayudan a otras a tener una vida más plena y feliz. Puedes encontrarme en www.angysanz.es

Deja un comentario

Otros Chocolates que quizás te quieras bailar...

poesía
Poesía

Canción de Domingo

Amanecí en el último día de vacaciones un poco desordenada y con ganas de quedarme así, no quiero salir de la cama de la imaginación. Sábanas de ideas revueltas a los pies y mi hermana, cuidadosa, tocando a mi puerta con un zumo de naranja ¡me encantan los zumos para despertar, son puro color, energía

Leer más »
violencia de género
Creatividad

Elige el papel de tu propia historia

Me sudan las manos.   Se me escurren las bolsas de la compra, tan pesadas.   No puedo. No quiero entrar en casa ¿Y si me confundiera de piso y entrara en la misma casa pero en el segundo en vez de en el tercero?  Cambiaría mi vida, sería la mujer de Alfonso, que parece

Leer más »
Chocolate Bailable
Inspiración

El Viaje – Calle 13 ft Eduardo Galeano

Porque viajar es siempre descubrir (se) un ser nuevo en el camino, a través de otros, otros lugares, otros ojos, otra lengua o la misma enroscada con otra velocidad y diferente ángulo… porque viajar es estar dispuesto a dejarse empapar por la lluvia inesperada de abril, los soles que derraman su energía, a veces, deslumbrando

Leer más »