| Sobre mi
Desde el primer texto he seguido escribiendo, explorando, buscando, compartiendo lo que me produce alguna emoción. Estoy convencida de que la escritura es una poderosa herramienta de transformación, autoconocimiento y potenciadora de la creatividad, como cualquier forma artística. También una maravillosa forma de seducir a la vida, para que se quede contigo todos los días. Seducirla porque cuando escribe está presente, es presencia y está en paz.
sobre mi
22571
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-22571,ajax_updown,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.6,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive
 
chocolate bailable

La intuición me ha jugado muy buenas pasadas

Como cuando a principios del 2008 tuve que mudarme por trabajo, al sur de Portugal. La empresa para la que trabajaba me asignó una casa para compartir con una colega de profesión. En el momento de elegir mi cuarto, cualquiera de las dos habitaciones me pareció horrible, pero una tenía cama de matrimonio, armario grande y una ventana que daba a la calle. No soy una persona complicada pero me gusta la luz y el orden. Así que en contra de lo esperado elegí la más pequeña, la que tenia cama individual y la que no tenía ventana. Sí, has leído bien, no tenía ventana al exterior. Apenas entraba luz del pasillo desde un tragaluz. Hace poco leí que antiguamente esos cuartos eran los elegidos para dar a luz, estaban menos expuestos y se creía que tanto la madre como el bebé estarían más protegidos de virus y bacterias o cualquier otra circunstancia que alterase tremendo acontecimiento. Casi me imagino como un gran útero en el que nacerán el bebé y la madre.

 

Pasé 3 años y nueve meses en ese cuarto y di a luz, ¡vaya que si di a luz! Este blog nació en ese tiempo y la mujer que escribe aquí, que siempre estuvo dentro de mi, salió del anonimato y comenzó a imaginar, por necesidad, vidas y paisajes que le gustaría contemplar desde la ventana que no tenía. Sin darme cuenta las historias me fueron transformando poco a poco.

Por suerte me di  a luz en otros aspectos y un día comprendí que si quería crecer y ser feliz tenía que, dejar mi trabajo, mi pareja actual, abandonar aquel lugar y regresar a España para reinventarme. Ahora puedo recordarlo con gratitud. Desde entonces acostumbro a beber poesía, temprano en las mañanas.

Desde el primer texto he seguido escribiendo, explorando, buscando, compartiendo lo que me produce alguna emoción. Estoy convencida de que la escritura es una poderosa herramienta de transformación, autoconocimiento y potenciadora de la creatividad, como cualquier forma artística. También una maravillosa forma de seducir a la vida, para que se quede contigo todos los días. Seducirla porque cuando escribe está presente, es presencia y está en paz.

No tengo buena memoria. Todo lo que no recuerdo, me lo invento. Por suerte, tengo mucha imaginación.  Desde el detalle más pequeño construyo historias a mi antojo, con el único objetivo de dotar de vida a las personas, objetos o momentos que me voy encontrando en la vida. Pero como dice ese refrán judio que Isabel Allende referia en una de sus charlas TED:

 

¿Qué es mas cierto que la verdad?

 

Respuesta: una historia

 

Me gusta que me cuenten y contar historias desde la sencillez y lo cotidiano porque creo que ahí reside toda la belleza. Y sí, me gusta el chocolate y bailar, pero esa es otra historia.

 

Por cierto, me llamo Ángela Pañeda Sanz, soy hija de Enrique e Isabel y tengo dos hermanas, Virginia e Irene. Me licencié en Geología porque creía que era una forma maravillosa de entender el mundo en el que vivía (conocer cómo se formaron los paisajes que contemplaba o el planeta que habito) y aunque trabajé 10 años en prospección minera me pase al mundo de la comunicación, el marketing digital, el diseño web y la escritura, pues son mis pasiones y a lo que me dedico actualmente.

¿Tienes una historia para contarme?

¿Alguna de mis historias te ha gustado mucho o nada?

¡Cuéntamelo!

¡Me encantará leerte!

¡Escríbeme!
Chocolate Bailable